Un mundo cambiante dentro de los negocios.

EL 05/11/2014

Un empresario en un estado de confort, es un empresario que está limitando su capacidad de desarrollo, el mundo actual es dinámico y exige que el empresario esté preparado y alerta a las condiciones cambiantes de su entorno y de lo que sucede en el mundo; cualquier decisión que se tome en el mundo o cualquier acto externo, puede hacer cambiar las condiciones del sector donde te encuentras; estos hechos que en la mayoría de los casos nos son controlables por nosotros como empresarios, puede afectar la demanda, el suministro de materias primas, generar fusiones, grupos más fuertes o debilitar a otros, igualmente puede cambiar los hábitos de consumo de tus clientes, entre otros factores.

Un empresario en un estado de confort, es un empresario que está limitando su capacidad de desarrollo, el mundo actual es dinámico y exige que el empresario esté preparado y alerta a las condiciones cambiantes de su entorno y de lo que sucede en el mundo; cualquier decisión que se tome en el mundo o cualquier acto externo, puede hacer cambiar las condiciones del sector donde te encuentras; estos hechos que en la mayoría de los casos nos son controlables por nosotros como empresarios, puede afectar la demanda, el suministro de materias primas, generar fusiones, grupos más fuertes o debilitar a otros, igualmente puede cambiar los hábitos de consumo de tus clientes, entre otros factores.

 

Si el empresario no está realizando un permanente monitoreo a las variables de su entorno como la legislación, los clientes, la competencia, grupos de interés, en el mediano plazo se podrá ver afectado, es indiscutible que las variables externas no son controlables por el empresario, un gran ejemplo es lo sucedido en Japón con el terremoto, siendo la tercera economía del mundo, por una variable de la naturaleza parte del país quedó destruido, no fue la causa de desmotivación, y con este desastre natural, demostraron lo bien que estaban preparados para afrontar circunstancias extremas que los puedo haber sacado del mapa económico mundial, con el transcurrir de los días todo volvió a la normalidad, apoyado por empresarios hambriento de triunfo a nivel global.

Lo anterior nos lleva a pensar lo importante de entrenarnos y estar capacitados, llevemos el desastre al escenario empresarial, los cual es nuestro tema de interés, si no está preparado cualquier inconveniente, te va a coger por sorpresa y saldrás perdiendo, pero sí a tú organización llega cualquier dificultad y tú te encuentras preparado a nivel empresarial, es seguro que sepas manejar la situación de una manera más profesional.

Una actitud positiva a los diferentes cambios que suceden en la economía, bien sean buenos, regulares o malos, te permitirá a usted como empresario, sacarle ventaja a la competencia, con ideas negativas es difícil progresar así sea que hallas sufrido un tsunami empresarial. Sacar adelante la empresa es un tema de actitud, sumado a un alto grado de conocimiento de tu competencia, industria, clientes, asimismo es un tema de ganas de ser líderes; al momento de crear una empresa, no se puede crear con el objetivo “haber como nos va”, está debe concebirse con el objetivo de que sea tu plan de vida, cuando se crea, hay que dar el todo por el todo. La mente le permite al empresario llegar hasta donde este quiere llegar, uno mismo es quien se pone los límites, y la mente es la que te permite sobrepasar las adversidades.

 Si no entendemos el contexto donde me desenvuelvo como empresario, se me dificultará la toma de decisiones, factor fundamental para hacer que la empresa prospere, y sin una toma acertada de decisiones, se cometerán errores fatales que me podrían llevar a la pérdida económica y frustración empresarial, como empresario conoce bien a tu competencia, pero míralos como aliado, no como alguien que te pueda hacer daño, no dudes en correr riesgos pero calcúlalos, para que tomes decisiones de manera correcta y acertada, y tu empresa pueda alcanzar niveles elevados de desempeño.