Bases legales para forjar empresas TIC sólidas

EL 12/6/2017

Los retos del nuevo emprendimiento

Por:  Natalia Ospina Díaz, es Abogada de Derecho Informático y Nuevas Tecnologías.

Crear, desarrollar y mantener en pie empresas — en el sector de las Tecnologías de la información y comunicación, en un mundo en proceso de transformación y soportado en una economía digital — es un desafío que va más allá del esfuerzo del emprendimiento.

El sector de las tecnologías de la información y comunicación, compuesto por “industrias manufactureras, comerciales y de servicios cuyos productos recogen, procesan, crean, transmiten o muestran datos e información electrónicamente” — Ley 1341 de 2009 — , tiene la tarea de crearse, estructurarse, mantenerse y aprender a transformarse conforme a las necesidades del mercado actual.

La potencialización del éxito

Al compás de todo lo anterior, la construcción de empresas TIC con bases legales sólidas ya no es opcional. Los trámites y la documentación legal, por aburridos que parezcan, cumplen la función de potencializar el éxito del negocio.

Los emprendedores y los empresarios que cuentan con años de experiencia, caen en el error de pensar que la estructuración legal del negocio es un tema accesorio, al igual que el cumplimiento de todas las normas legales que le son aplicables a su proyecto. Esta forma de pensar ha hecho que emprendimientos reconocidos como unicornios a nivel mundial, caigan en picada, perdiendo todo su valor. Ejemplo de esto es Theranos, una empresa que, después de 13 años en el mercado, desapareció de las páginas de las revistas financieras más prestigiosas del mundo, en cuestión de meses.

Al contrario, el cumplimiento de las normas legales de forma paralela y complementaria a la ejecución y desarrollo del negocio ha llevado a varios emprendimientos a alcanzar cifras inimaginables en rondas de financiación, impulsando la consolidación de estas empresas en el mercado.

Es importante formalizar la idea de negocio, convirtiendo la operación en una empresa legalmente constituida ante la Cámara de Comercio.Se debe poner especial atención en la consagración correcta del objeto social, el registro de nuestra actividad en el sistema tributario y el registro de nuestra idea para la protección de nuestra marca o el reconocimiento de patentes.

Además de lo anterior, es necesario tomar conciencia de que el éxito de un emprendimiento no está garantizado por lo buena que resulte la idea o por la formalización y protección de la marca. Éstas son cosas necesarias y son elementos esenciales de consolidación; sin embargo, el crecimiento sostenido de nuestro negocio viene forjado por factores como la adaptación del modelo a la legalidad de cada lugar en el que lo queremos posicionar y la claridad que tengamos sobre las implicaciones tributarias de la ejecución del mismo.

La estrategia legal de consolidación y desarrollo de negocios web es muy diferente a la estrategia legal de consolidación y desarrollo de negocios de base tecnológica que prestan servicios en sitio. Lo importante es definir la estrategia que mejor se adapte a sus necesidades y que resulte más eficiente y apropiada al modelo de negocio.

No caiga en el error de pensar que la estrategia legal es en sí misma un “formato de contrato” que puede descargar de la web o tomar de un “negocio parecido” con el de un amigo. Estas son soluciones parciales e incompletas surgidas de la inmediatez y la improvisación que lo único que producen son problemas, especialmente en la ejecución del contrato.

Por último, la estructuración y ejecución de una estrategia legal sólida debe acompañarse de una estrategia de marca y de la prestación del servicio o venta de un producto de calidad. Todo esto encaminado a la generación de valor a partir del análisis y procesamiento de los datos históricos que produce la empresa.

Lo anterior es fundamental, pues permite fortalecer el “know how” y alimentar la experiencia haciendo más fácil el descubrimiento de los caminos más apropiados para la transformación y cambio constante. Ajustados a los cambios tecnológicos y sociales que inciden en nuestro negocio.

Construir modelos de negocio estables y prolongados en el tiempo no es fácil. Lo único cierto es que ningún modelo de negocio ha sido exitoso ni ha perdurado sin haber contado con bases sólidas, estructuradas y una estrategia legal estudiada y aplicada.

Si tienes alguna duda o inquietud en temas de emprendimiento, creación de empresas, estructuración de modelos de negocio, dudas jurídicas relacionadas o quieres una revisión legal en temas de tecnología, ingresa a http://www.abogadotic.co o escríbenos al correo [email protected].