La Inteligencia Artificial llegó para quedarse ¿qué nos puede preocupar?

EL 09/7/2018

Una tecnología es disruptiva cuando cambia patrones de conducta

Alguna vez en una clase de historia preguntaron ¿cuál era la diferencia entre la primera guerra mundial y la segunda? a esto el docente respondió que fue el armamento, es decir la tecnología militar. En efecto, la tecnología transformó las forma de hacer las cosas en todos los ámbitos de la vida humana y cada día que pasa, aunque no nos enteremos, se siguen desarrollando ideas revolucionarias que llaman; futuro.

Hacer una recopilación de los cambios tecnológicos sería muy extenso, pero sin duda alguna todo lo que se creó ha sido susceptible de mejorar. Parandonos desde este punto de la historia - año 2018 -  nos encontramos es un momento trascendental y a esto los expertos le llaman la Cuarta Revolución Industrial. Y es que ya han pasado 20 años desde la creación de Google y 11 años desde que Steve Jobs le mostró al mundo el revolucionario Iphone. Hoy Alrededor de 4.00 millones de usuarios se conectan a internet y el 68% procede de dispositivos móviles (link) y ¿ahora qué?

El mundo en teoría ya está conectado y está en la onda cibernética. En consecuencia lo que lo viene o ya está es la Inteligencia Artificial (IA), que refiere  a las capacidades cognitivas que puede llegar a tener una máquina, llegó para quedarse y cambiar los patrones de conducta. Dentro de este espectro se encuentra una subdivisión de tecnologías en las que se destaca Machine learning y Deep Learning. (leer)

Sin embargo, como toda disrupción histórica la IA trae consigo preocupaciones ya que aunque es una tecnología soportada en lo predecible está hecha con base al entrenamiento de una red neuronal en la que se puede infiltrar los prejuicios sociales y por ende las minorías no estaría representadas, puesto que los modelos de aprendizaje terminan prefieren a la mayoría.

Más preguntas

"Estas poderosas herramientas también traen consigo nuevas preguntas y responsabilidades. ¿Cómo afectarán las tasas de empleo en diferentes sectores? ¿Cómo podemos entender lo que están haciendo bajo el capó? ¿Qué pasa con las medidas de equidad? ¿Cómo podrían manipular a las personas? ¿Son seguras?", Serguéi Brin, cofundador de Google, refiriéndose a la IA

Aunque la tecnología no se puede prohibir, esta nunca debe estar en contraposición a los valores y la ética humana, alguna vez el matemático Norbert Wiener advirtió que debemos definir el propósito de las máquinas.

Para el profesor de ciencias computacionales Stuart Russell La solución es utilizar tres principios para redefinir la inteligencia artificial (Resumen Getabstract)

Altruismo – Incluso a costa de su propia existencia, el único objetivo de las máquinas es cumplir las metas y los valores de todos los humanos, para asegurar el tipo de vida que las personas prefieren.

Humildad – Las máquinas no saben cuáles son los valores humanos; sin embargo, deben cumplirlos. La incertidumbre de la máquina acerca del objetivo previene la ejecución decidida.

Observación de las elecciones humanas – Para ser útil, una máquina necesita predecir, hasta cierto grado, lo que los humanos desean. La máquina aprende lo que los humanos prefieren, al tener en cuenta sus elecciones.

En efecto los cambios traen consigo consecuencias. La adopción de esta tecnología va a cambiar el mundo - y no es negociable -  de tal forma que seremos testigos del cambio histórico. Sin dejarnos contaminar por ideas apocalípticas el futuro son máquinas, pero lo que hagan estas está en nuestras manos porque al final son herramientas permeadas por las intencione humanas.

En Nuestra cuenta de instagram @RevistaMprende preguntamos ¿qué es lo que más les preocupa de la Inteligencia Artificial (IA)?

Algunas de las respuesta fueron:

  • Que llegue a reemplazar el capital humano.

  • Que tenga conciencia.

  • Que tome decisiones importantes por los humanos.

  • Que no sea usado en beneficio de la humanidad