Emprendedores desarrollan tecnología para optimizar procesos del agro en Urabá

EL 12/18/2015

Sioma, empresa acompañada por Apps.co, desarrolla soluciones de agricultura de precisión y se vale de un sistema de drones, una red de sensores y una plataforma web para apoyar la toma de decisiones

Sioma es una empresa que desarrolla soluciones de agricultura de precisión la cual integra una red de sensores, una aplicación web y un sistema de drones con los que toman información y así apoyan al productor en la toma de decisiones apropiadas que aumentan la productividad y reducen costos. En la actualidad, estos sistemas operan en el Urabá, específicamente en cultivos de palma de aceite y banano. En noviembre de este año, los emprendedores de Sioma fueron admitidos para el programa Crecimiento y Consolidación de Apps.co del Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones – MINTIC, el cual en Medellín opera la Universidad de Antioquia, a través del Parque del Emprendimiento.

La empresa está integrada por tres personas: Santiago Correa y  Jaime Humberto Escobar, ambos ingenieros mecatrónicos de la Escuela de Ingeniería de Antioquia; y  Juan Esteban Correa Echeverri, negociador internacional de EAFIT, con énfasis en gestión de proyectos. Juan Esteban y Santiago son hermanos, ellos crecieron en Urabá y su familia se ha dedicado a la agroindustria desde hace aproximadamente 30 años.

Sobre el origen de Sioma, Santiago cuenta lo siguiente: “Hace unos cuatro años, mientras caminaba entre los cultivos de palma con mi hermano vimos que el método que se utilizaba para medir la eficiencia de los drenajes era manual y basado en la observación”. Los datos no eran coherentes por la falta de monitoreo ya que los empleados no iban a medir. Además vieron que la capacidad de campo para la aplicación de fertilizante se sacaba ‘a ojo’. “Pensamos que no podía ser que le confiáramos el drenaje de la fertilización que es más o menos el 40-45% del costo de operación al ojo humano y a la pericia de alguien y no a información confiable y precisa, y decidimos iniciar con nuestra aplicación”.

Al detectar aquella necesidad, a comienzos del 2012, Santiago, comenzó a investigar. Luego, trabajó junto a Jaime en los tiempo libres durante ese año, hasta el primer semestre de 2013 cuando lograron unos sensores que funcionaban y una plataforma. Buscaron personas que creyeran en el negocio y reconocieran en este desarrollo la ayuda para ser más productivos.

“Lo que vendemos es que si nuestro sistema no les ayuda a ser más productivos no tiene sentido que lo paguen ni que lo tengan, y hasta el momento no hemos tenido ninguna queja”.

En 2014, un productor bananero les dijo que llevaba alrededor de tres años buscando un sistema que le midiera los niveles freáticos (aguas subterráneas) en tiempo real, y en junio de ese año comenzaron un desarrollo hasta que en diciembre lo consiguieron. “Nos dimos cuenta que funcionaba y decidimos formalizar la empresa”. La sociedad Sioma se constituyó en julio de este año en la Cámara de Comercio de Urabá. “Lograr ese primer cliente fue un hito, porque muchas veces como emprendedor uno tiene ideas muy buenas y prototipos, pero es difícil lograr materializar una venta o un contrato”

Ahora, Sioma cuenta con una versión 2.0 la cual consiste en la integración de imágenes aéreas a su sistema para obtener una radiografía del vigor de las plantas, y evaluar la productividad, se ven los déficit hídricos desde arriba por medio de los drones: “Vemos el efecto, y la causa  por medio del sistema de sensores del nivel freático, es decir, podemos ver dónde hay y donde falta agua”.

Hace un par de semanas, al evaluarse como empresa diseñaron un plan estratégico que no solo incluye el nivel freático y el tema aéreo, sino una automatización integrada del cultivo que incluye productividad, georreferenciación, nómina; eliminando problemas como los pesos muertos que se envían en las cajas. Los clientes de Sioma se encuentran en Urabá, donde cubren alrededor de 700 hectáreas de cultivos: 500 de banano y 200 de palma. “Queremos seguir desarrollándose aquí porque en la región hay unas 40 mil hectáreas entre palma y banano lo que nos muestra un gran campo de acción”, asegura Juan Esteban Correa.

En la visión de estos emprendedores está que en la región se genere más emprendimiento innovador y de alto impacto. Según Correa, en Urabá hay mucho qué hacer: “Sueño con que haya más desarrollos para la agricultura de precisión, y además que haya alguien que le agregue valor a nuestra producción, seguimos siendo productores muy primarios de banano, de aceite de palma, de plátano, piña y veo muchos posibles proyectos. En ferias me he encontrado con personas que desarrollan cosas muy interesantes desde materias primas y que venden con un altísimo valor agregado y eso nos hace falta”. Dice también que hacen falta servicios logísticos, de exportación, rastreo; ejes en los que el emprendimiento en el Urabá tiene todas las oportunidades y se necesita que personas con los conocimientos y la capacitación para resolver esos problemas crea en la región porque allí hay nichos de mercado muy interesantes y con gran capacidad de crecimiento.

Hasta el momento, Sioma ha entablado relaciones comerciales en los Llanos Orientales y en Santa Marta con el objetivo de llegar allí y en un par de años extenderse a Centroamérica donde creen mucho más en la agricultura de precisión. Ahora, con el acompañamiento de Apps.co tienen como propósito acelerar su crecimiento: “Por ahora estamos en Urabá donde tenemos un gran campo de acción, pero muy seguramente en el corto y mediano plazo llegaremos a otras regiones del país y del continente, esperamos llegar a Costa Rica, Guatemala, Panamá, Honduras donde tienen sistemas muy interesantes para sus cultivos de palma y banano”, concluye Juan Esteban.

Imagen:Shutterstock