Cívico: un caso de éxito de crowdsourcing en Colombia

EL 09/25/2014

Cívico, es una iniciativa colombiana donde los ciudadanos construyen la base de datos de información más grande de Bogotá. En 10 meses más de 20.000 personas lograron reunir más de 70.000 lugares y obtuvieron beneficios alrededor de 100 millones de pesos, cifras que demuestran que Cívico es un caso de éxito y un modelo a seguir en Colombia.

Bajo un modelo de Crowdsourcing, basado en misiones, puntos y beneficios, los habitantes de Bogotá se convierten en colaboradores, creando una base de datos de lugares y establecimientos comerciales. Juan Felipe Castaño, Director de Cívico, habla para Mprende sobre la creación, oportunidades y barreras dentro del emprendimiento.

¿Quién es Juan Felipe Castaño y cuál ha sido su trayectoria?

Soy un negociador Internacional con maestría en estudios políticos, pero siempre he trabajado en el mundo digital. Mi primer trabajo fue en Orbitel, en el año 98, cuando estábamos apenas conectando al país a una gran distancia e internet todavía era un sueño. También trabajé en StarMedia, un portal Latinoamericano de contenidos; manejé un integrador móvil, antes de los Iphone y Android, cuando los ringtones eran polifónicos y monofónicos, y estuve a cargo de todo el negocio de contenidos digitales en el Tiempo.

¿En qué etapa de la vida, Juan Felipe decide emprender?

Mi último camino ha sido emprender, ya llevo cinco años emprendiendo. Cuando trabajaba en el Tiempo junto con dos personas, -uno era mi jefe y otro era el CTO del Tiempo-, decidimos irnos a crear plataforma, una compañía que se dedica a montar negocios digitales en Colombia y en Latinoamérica. Hoy en día, la plataforma tiene dos negocios de internet: Enter.co y Cívico.

¿Cómo surge la idea de crear negocios en internet y quiénes hacen parte del equipo de Enter.co y Cívico?

Estos dos emprendimientos los montamos tres socios: Ricardo Pombo, que era el Gerente de nuevos medios del Tiempo y Juan Carlos Agudelo, quien era el CTO y yo.

Primero montamos Enter, que sale de un momento coyuntural donde Guillermo Santos, quien era el padre de la revista impresa y que se llamaba revista Enter2.0, también se va del Tiempo, vende su participación y nos dice: “Me voy para la calle, me llevo mi revista impresa, ¿qué hacemos en digital?”. Tuvimos una oportunidad muy linda de coger esa categoría de tecnología pura y llevarla más a cultura digital, hablando de cómo la tecnología impacta la vida. Finalmente, nos encargamos del negocio digital y Guillermo de su distribución, impresión y circulación. Así montamos Enter.co.

¿De dónde nace la idea de crear una plataforma de ciudad?

Nace de una oportunidad y es que nuestras ciudades no tienen sistemas de informaciones digitales.

Cuando estábamos trabajando en el tiempo teníamos la responsabilidad de todo el negocio digital, mapeábamos industrias y oportunidades de negocios que tuvieran un impacto grande en el mercado, y uno de esos era el tema de contenido local. Hay muy poco contenido local en ciudades, -lugares, noticias, eventos, entretenimiento-. Por lo general se encuentran dos tipos de actores: las páginas amarillas, un directorio impreso que pagas por estar, no es incluyente y no es para toda la ciudad, pero es un negocio que está en todo el mundo. Luego encuentras las guías de ciudad, que son negocios enfocados en: entretenimiento, restaurantes, rumba, cultura, música, orientados a estratos altos.

Encontramos que no hay productos que le ayuden a un ciudadano, no importa su ubicación y su estrato, para tener información en sus manos, ya sea en el móvil o en el mundo digital. Cívico nace de esa necesidad: Las ciudades no tienen sistemas digitales para cualquier persona y no son incluyentes.

¿Cuál  es la historia detrás de Cívico y cómo funciona el crowdsourcing  a través de la plataforma y ahora con una app para los ciudadanos?

Cívico lo construimos en dos fases. La primera, orientada a construir la base de datos más completa de Bogotá y mapear todo lo que hay en ella; en la cual, decidimos irnos por el camino de crowdsourcing, con el fin de activar a los ciudadanos para construir su ciudad usando internet.

Para ello, montamos una plataforma, que se lanzó en Abril del 2013 en Bogotá, con un proceso de misiones de puntos y beneficios, donde la gente levanta la información y, una vez validada por Cívico, reciben puntos que pueden cambiar por beneficios. Fase en la cual logramos conectar 20.000 colaboradores, una base de 70.000 lugares y entregamos alrededor de 100 millones de pesos en beneficios con bonos de compra.

La fase dos fue lanzada en Abril de 2014 en web y en Mayo en App, en la que tomamos la base de lugares y les construimos a los ciudadanos un sistema de información completo, noticias, eventos, información sobre el clima, publicidad, cines, y nuevas capas de información, que se le entrega a cada ciudadano según su ubicación e intereses. Garantizamos a los usuarios un sistema de información en sus manos de Bogotá, entregando una ciudad en tiempo real cada vez que se conecta en Cívico.

En Agosto cerramos con 350 mil usuarios únicos, logrando una importante masificación en tan solo cuatro meses en el mercado.

¿Qué limitaciones han encontrado emprendiendo, en algún momento percibieron el fracaso?

Nos demoramos ocho meses sin saber si iba a funcionar o no, era un salto al vacío. Por fortuna cogió mucha tracción. Cuando lanzamos Cívico en su primera fase de crowdsourcing fue todo un fracaso, nada funcionaba. La gente no se enganchaba porque éramos muy específicos en lo que pedíamos, empezamos a entender cambiando la herramienta que necesitábamos ser mucho más flexibles y abiertos. Fueron tres meses de sufrimiento, hasta que logramos cambiar la plataforma en funcionalidades y comunicación hasta que le pegamos.

¿Qué los ha llevado a, en tan poco tiempo, ser un caso de éxito y un modelo a seguir?

Es una cantidad de factores que entran a jugar. Primero es un tema de preparación y mucho trabajo. Un buen equipo es clave, la gente hace que el proceso y el negocio funcionen bien en todos los frentes. Por último, la oportunidad de tener una ciudad que no contaba con sistemas de información locales, un vacío que identificamos y con el que logramos rápida tracción al no existir competencia directa. Eso suma a que los factores funcionen y sean exitosos.

¿Cuál es tu percepción a cerca del emprendimiento en Colombia en materia tecnológica?

El trabajo del Ministerio de las TIC ha sido increíble, promoviendo el desarrollo del país a nivel de telecomunicación, conectividad e infraestructura, y haciendo que la tecnología sea un negocio y un mercado atractivo para poder invertir.

Por otra parte, aceleradoras como Wayra, Apps.co, Connect Bogotá, entre otras, son claves para el mercado del emprendimiento. Colombia viene de ser un país mentalmente de empleado y no de emprendedor, por lo que este tipo de iniciativas ayudan a romper esas barreras y a arriesgarse.

La oportunidad está en mercados emergentes, el mundo está creciendo a un ritmo gigante y ciudades como las nuestras hay miles en el mundo, necesitan productos que no son tan “sexys” como San Francisco o New York, pero el mercado es igual de grande o más y todavía no nos hemos dado cuenta.

¿Para dónde va Cívico?

Siempre hemos pensado en que nuestros proyectos son latinoamericanos porque son digitales, y al serlo sobrepasan fronteras fácilmente.

Cívico le apuesta en este momento a replicar el modelo en Santiago de Chile, la lanzamos en Agosto y, si somos capaces, nos vamos para otras tres ciudades de Latinoamérica: DF, Lima y Buenos Aires.

Consejos para emprendedores:

Rodearse de buena gente. Ser jefe, es más ser psicólogo que líder. Conseguir personas buenas para los negocios.

Si no tienes pasión por lo que estás haciendo, estás en eso por hacer plata y no sientes que vas hacer algún tipo de transformación en el mercado, las posibilidades de ser exitoso bajan. En Cívico, no nos sentimos trabajando, venimos a pasar bueno, cada día tenemos un reto nuevo y lo disfrutamos.