IBM se acerca a los desarrolladores y Startups

EL 11/28/2016

La plataforma Bluemix de IBM contiene más de 150 APIs listas para usar con capacidades que incluyen Inteligencia Artificial, Big Data ó Internet de las Cosas.

Desde el análisis de imágenes y vídeo, pasando por la comprensión del sentimiento en redes sociales y tecnología de reconocimiento facial, hasta la creación de nuevos modelos de interacción entre usuarios y marcas, son algunas de las herramientas que se pueden encontrar en la plataforma.

Desde su lanzamiento, Bluemix ha crecido exponencialmente hasta convertirse en uno de los mayores despliegues de nubes públicas abiertas del mundo, y un principio fundamental de la transformación de IBM. Hoy en día más de 20.000 desarrolladores se están uniendo Bluemix semanalmente según cifras de la compañía.

“Queremos contribuir a la innovación no solo de las grandes empresas sino de los desarrolladores y Startups con herramientas que les permitan materializar las ideas, sin necesidad de invertir un gran presupuesto inicial” asegura Pavel Flórez, Gerente de Cloud IBM Colombia.

Uno de los elementos centrales de esta tecnología es que casi todo está listo, lo cual simplifica y agiliza el Time to Market o la entrega para los clientes. “Una aplicación puede estar lista en un par de horas”, asegura el gerente de la unidad de cloud.

En Colombia ya hay varios ejemplos de emprendedores que convirtieron ideas en negocios exitosos utilizando Bluemix. Es el caso de la startup 1Doc3, una plataforma multicanal que provee respuestas a inquietudes médicas implementando IBM Watson para procesar las consultas, lo que le ha representado ahorros significativos de costos y una mejor experiencia para sus usuarios. “Calculamos que necesitamos alrededor de 200 médicos para clasificar la información, que lo haga la tecnología de inteligencia artificial es un ahorro grandísimo”, explica Javier Cardona, CEO de 1Doc3.

Entre las más recientes innovaciones se encuentra el Proyecto Track GP, un sistema que dota a las motos de una especie de cerebro -sistema inteligente- que permite que el vehículo se pueda controlar remotamente ya sea por medio de un control o incluso por el teléfono inteligente del usuario, mediante una aplicación.  Esta solución reduciría los robos de motocicletas en Latinoamérica y se beneficiará del Internet de las Cosas (IoT) para rastrear, monitorear y alertar en tiempo real a los motociclistas sobre cualquier anomalía con su vehículo.

Así mismo, la compañía Vendty que inició como una startup que permite a los comercios administrar puntos de venta desde la nube, hoy en día gestiona y administra 400 negocios de retail en Latinoamérica y contribuye para que sean hasta 20% más productivos. De acuerdo con Arnulfo Ospino, CEO de Vendty, “Al hacer la migración a Bluemix, esperamos tan solo unos minutos y no varios días como estábamos acostumbrados, para que nuestro dominio www.vendty.com estuviera al aire y listo para funcionar con nuestros clientes”.

FútbolCracks es otro ejemplo de una startup que utilizó Bluemix para crear una aplicación móvil que ayuda a los amantes del fútbol a organizar sus partidos. La solución facturó, en menos de seis meses, cerca de 250 millones de pesos y tiene más de 1.500 usuarios que pueden buscar canchas, organizar torneos y retar equipos mediante la “App”.

Por su parte, la startup Witgo fue pionera no solo en el país sino en toda América Latina en el uso de Internet de las Cosas (IoT) y se destaca por su capacidad de crear soluciones de software innovadoras, diferenciadas y personalizables para el hogar y la industria, capaces de comunicar las personas con los objetos que le rodean.

Bluemix, que funciona en “plataforma como servicio”, se basa en estándares abiertos para construir, ejecutar y administrar aplicaciones desde cero pesos. “Tenemos un modelo de uso, limitado en capacidad y recursos, que es gratuito y también hay otros modelos de contratación como pago por consumo o subscripción y se puede pagar con tarjeta de crédito. Por esas facilidades, Bluemix es el mejor amigo de los desarrolladores”, concluye Pavel Flórez.