Claves para emprender en la industria creativa

EL 03/16/2018

Por: Santiago Páez Giraldo
Cofundador CASA SANTAMARÍA
Tw: @santiagopaezg

Vivimos el boom de sectores que tienen por "objeto principal la creatividad, producción o reproducción, promoción, difusión y comercialización de bienes, servicios y actividades de contenido cultural, artístico o patrimonial"(UNESCO).  La industria creativa es un generador de riqueza y empleo, así como de valores, sentido e identidades. Además, con el impulso de la "Cuarta Revolución Industrial”, ha liderado grandes transformaciones en las economías desarrolladas y para las emergentes representa una oportunidad de crecimiento. Así, en Colombia la oferta cultural, artística y patrimonial es cada vez mayor pero en muchos casos son iniciativas que no perduran o fracasan. En este sentido muchos se preguntan ¿cómo crear un emprendimiento en la industria creativa que sea rentable y sostenible?

Sin haber una única respuesta sugiero que lo primero sea definir el propósito del negocio. No se trata de la visión retrógrada que establece que las empresas existen para generar utilidad en un juego de sumas y restas; de ingresos y costos; y que en muchos casos generan incentivos para establecer relaciones gana-pierde. Se trata del aporte que hace el negocio con los sueños, valores y creencias del emprendedor y de cómo se conjugan con los de la sociedad. En palabras de Tedesco, un propósito Poderoso, Positivo e Inspirador. El emprendedor creativo debe contemplar cómo, desde su propósito, generar impactos positivos. A nivel macro la UNESCO propone algunos ítems:

1) Valor agregado.

2) Empleo.

3) Potencial de crecimiento.

4) Introducción de productos en mercados.

5) Balanza comercial.

6) Confianza social.

7) Revalorizar marcas y productos.

8) Turismo.

9) recursos sustentables.

10)Espacios urbanos.

11) Cohesión social.

12) Expresión de comunidades.

13) Empoderamiento personal.  

Además deberá comprender la cadena de valor de su sector creativo (desde la creación, producción o reproducción, distribución, exhibición, consumo, apropiación, etc)  y diseñar una estrategia para generar también impactos positivos a nivel micro. Esto reviste una gran responsabilidad pero, bien gestionado, no sacrifica rentabilidad. Para prosperar en este modelo deberá crear vínculos gana - gana con todos sus stakeholders y contemplar si:

14) Sus colaboradores están felices y son más productivos.

15) Sus clientes aportan comprándole y sus ventas aumentan (por ejemplo productos con enfoque ecológico "ecodiseños" o aquellos en los que participan "coodiseños").

16) Sus proveedores están motivados y garantizan los mejores estándares.

17) Propicia una sana competencia, incluso una "Coopetencia”, evitando mercados tóxicos y direccionando recursos a lo esencial.

18) La comunidad percibe valor y es promotora de su empresa.

19) El Estado es aliado y potencializa su impacto económico y cultural así como social y ambiental.

20) Sus socios tienen confianza suficiente y capitalizan.

21) El planeta agradece su iniciativa y no la padece.

En suma, la sostenibilidad y rentabilidad de un negocio, sea cual sea su industria, tiene que ver con la creación de un propósito y de un círculo virtuoso de generar y recibir valor. En los sectores creativos estos componentes tienen una relevancia inmensa y aquellos que deciden ingresar a este mercado deberían contemplar estos 21 puntos.

  1. UNESCO, Políticas para la creatividad Guía para el desarrollo de las industrias culturales y creativas, disponible en: http://es.unesco.org/creativity/sites/creativity/files/220384s.pdf
  2. Ver: Marcelo Tedesco, Responsabilidad Social como motor de negocio, disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=rzN2hFE0sDw