La llave del cambio

EL 07/18/2015

"El uso de la bicicleta representa no sólo una solución a la movilidad de Bogotá, sino también una contribución al medio ambiente y a la calidad de vida".

La movilidad de Bogotá es un dolor de cabeza que se vuelve más fuerte con el paso de los días. El tiempo y la seguridad parecen ser aspectos cada vez más olvidados en la calidad de vida de un bogotano, pero la pregunta clave es ¿cómo solucionarlo? Jóvenes como Juan David Duque y Andrés Felipe Vásquez responden.

Las iniciativas por mejorar la movilidad y la seguridad en Bogotá han sido múltiples, pero poco efectivas en su ejecución. Para el caso de movilidad, por un lado los informes de “Bogotá cómo vamos” reportan que el 68% de las personas con alta movilidad (es decir que trabajan o estudian fuera de casa) consideran que sus trayectos habituales duran más con respecto al año anterior y el 26% considera que duran lo mismo, mientras que por otro lado el 15% de la muestra total de encuestados en toda la ciudad demuestra una satisfacción con el servicio de Transmilenio y un 42% con buses, busetas y colectivos. Además como si fuera poco, experimentos de movilidad realizados por la Universidad de los Andes demuestran que los viajes de una persona con alta movilidad duran entre 40 y 60 minutos en transporte público en horas pico.

Contrariamente, para el caso de la movilidad en bicicleta el contraste resalta a la vista en temas de ahorro, salud, medio ambiente y comodidad. Las encuestas de percepción ciudadana revelan que el 81% de la población encuestada de toda la ciudad se encuentra satisfecha con la bicicleta como medio de transporte, sumado a que los gastos de un ciudadano que se movilice en bicicleta alcanzan los 10.000 pesos, comparados con los gastos del transporte privado que llegan cerca de 500.000 pesos mensuales en seguros, repuestos, combustibles y mantenimiento.

Siendo así es inevitable reconocer que el uso de la bicicleta representa no sólo una solución a la movilidad de Bogotá, sino también una contribución al medio ambiente y a la calidad de vida. No obstante, impulsar el uso de la ‘bici’ debe ir acompañado de medidas sociales que promuevan la adaptación y estabilidad de esta modalidad de transporte.

Guiados por esta iniciativa, el pasado fin de semana salió un grupo de jóvenes encabezados por Juan David Duque con el lema “Parqueaderos GRATIS para bicicletas”. El objetivo: recolectar 50.000 firmas para pasar un proyecto de ley al Concejo de Bogotá, el cual anulará el costo del estacionamiento de bicicletas en todos los parqueaderos públicos.

Ante el grupo de jóvenes que con pancartas y planillas se acercaban a los transeúntes, las quejas no se hicieron esperar, pues la mayoría manifestaba: “Los pocos parqueaderos que reciben bicicletas, no se hacen responsables por ellas” y “Siempre que saco mi bici, tengo que llevar dos candados en el caso de que me rompan uno”.

Frente a estas demandas y las demás peticiones sobre seguridad y mantenimiento en la cicloruta, Juan David Duque formuló una propuesta que establecerá una tarifa nula para usuarios de bicicletas que quieran estacionarlas en parqueaderos públicos, que además garantice la seguridad y promueva el uso del “caballito de acero” en la ciudad. Según Duque “el objetivo no sólo es incentivar a los ciudadanos a que utilicen la bicicleta, sino que además el Distrito acompañe esta práctica con garantías como seguridad en establecimientos, vías públicas y no cobrando por hacer uso de un medio de transporte amigable con el medio ambiente, promotor de la calidad de vida y el ahorro”.

Hasta el momento, el inconformismo de los ciudadanos se reflejó en 4214 firmas recolectadas en tan sólo dos días, con el fin de apoyar a jóvenes como Juan David Duque y Andrés Felipe Vásquez en iniciativas para mejorar la ciudad.

Foto: shutterstock