Decisiones incorrectas: ¿Tengo una visión sesgada?

EL 03/14/2017

Saber tomar decisiones, involucra trabajar duro y por lo general los emprendedores están sometidos a condiciones de alta incertidumbre, ansiedad y recursos limitados.

Por Maca Lara Dillon

CEO Kipus Comunicación

A todos nos ha pasado de tomar una decisión importante en la gestión de nuestra empresa y que sus resultados hayan resultado un fiasco

Frente a este escenario, muchos emprendedores suelen experimentar los pobres resultados como un rechazo personal o una injusticia de un ecosistema que no le dio las suficientes oportunidades, que lo pasó por alto o que su pérdida tiene algo de fraudulenta.

Esta reacción emocional, que en un principio tiene cierta validez para no caer en la inmovilidad y la depresión, sin embargo es una forma de autoengañarse para sostener una zona de confort construida en la base de estructuras y creencias que el emprendedor deberá derribar para poder crecer.

Si estás experimentando una sensación de rechazo e inadecuación estas frente a un momento clave de tu crecimiento personal y profesional en el que tienes la oportunidad de examinar la forma en la que tomas tus decisiones.

¿ Cómo saber si mi forma de tomar decisiones es la correcta?

Tomar una decisión es el producto final de un proceso de conocimiento, el mismo que debe responder a una metodología para la toma de decisiones.  Como máxima debo remarcar que sólo es posible decidir sobre aquello que como emprendedor seas capaz de ejecutar.

Una metodología científica típica para la toma de decisiones debe reunir todos los hechos asociados al problema que queremos resolver y tener una visión completa de la situación antes de tomar la decisión.

Recorrer el camino inverso, solo conlleva a la pérdida de tiempo y a reforzar sesgos personales.  Sería equivalente a jugar a insertar una figura de triángulo en la de un cuadrado, y para lograrlo vamos a tener que romper la piezas o lastimarnos la mano.  Puede que lo logres pero en el fondo no habrás aprendido cómo hacerlo bien.

Saber tomar decisiones correctas, involucra trabajar duro en el camino de llegar a ellas y por lo general los emprendedores están sometidos a condiciones de alta incertidumbre, ansiedad y recursos limitados.  Estas condiciones apremiantes suelen ser las que incentivan que el proceso forzar el triángulo sobre el cuadrado, sin embargo no lo justifica.  El error pasa porque de alguna manera le damos un valor sobreestimado a la rapidez como sinónimo de calidad y efectividad; este principio no se aplica  a las decisiones importantes de una startup y empresa.

Para tomar las decisiones correctas usted debe asumir que todos de alguna manera estamos sesgados. Todos. Estar consciente de su sesgo, hará que su búsqueda de datos y tomas de decisión sean más completas y que no nos quedemos solo con esa información que confirma nuestras creencias.  Haga su identikit de creencias, miedos, ideologías, pasiones y antipatías.

El problema de quedarnos solo con ello que nos gusta escuchar, es que apaga nuestro instinto y capacidad de crecimiento. El prejuicio quiere mantener inconscientemente el statu quo, no quiere salir de su zona de confort.   Designe a alguien de su equipo para que busque información sobre el problema que quiere resolver.

Una vez  recolectada la información, describa escenarios, los más diversos y posibles que pueda realizar junto a su equipo. Luego en base a ese marco de opciones, elija el que naturalmente elegiría y argumente porqué

En el paso siguiente, pregúntese qué pasaría elige en la dirección opuesta y obtenga datos plausibles para sostenerla.

Como producto de este trabajo en equipo habrá desarrollado una metodología para tomar decisiones distintas, flexibilizar su posición original y su relación  con los resultados no será personal.