Connect My Dog, una empresa 2.0, desde los ojos de Andrea Sierra.

EL 05/19/2013

Nota del Editor: No me parecía pertinente editar esta historia, desde que conocí al equipo de Connect My Dog,  entendí que el amor por los animales no es algo que queda en nuestra infancia.

Todos aquellos que han tenido o tienen a un perro como amigo, entenderán el valor de este emprendimiento.

Aunque tengo 25 años y mi emprendimiento aún está en una fase de exploración y definición hay una serie de experiencias y aprendizajes que me gustaría compartir.

Mi primer trabajo como estudiante de Diseño Industrial, conocí a dos jóvenes de 26 años quienes eran líderes en el mercado. ¡Definitivamente quería ser como ellos! Desafortunadamente, esta sociedad acabó en malos términos, y con ello comprendí que las sociedades son como un matrimonio,  su base es la confianza y el pilar las negociaciones claras, independientemente del cariño que se le pueda tener al emprendimiento o al socio.

DOgs

En mi segundo trabajo, tuve la oportunidad de hacer parte del diseño de espacios como Campus Party y Buchanan’s Forever. Con ello comprendí, que muchas de las grandes cosas, las hacen empresas pequeñas, cuya infraestructura se puede moldear a la necesidad del mercado. Las empresas más exitosas no son las más grandes, son las que tienen la facilidad de adaptarse a las necesidades del mercado.

Luego,  trabajé para una agencia digital en el equipo de cuentas, con clientes como Unilever y Éxito. Además de aprender sobre marketing digital, me di cuenta de la importancia de trasmitirle a tus empleados la trascendencia del trabajo que ellos realizan. Las empresas deben ver a una persona detrás del profesional, cuando eso pasa conoces en realidad a tu equipo de trabajo.

Justo cuando mi trabajo ¡parecía el momento perfecto! y tenía altas proyecciones de crecimiento, tomé la decisión de trabajar tiempo completo en Connect My Dog. La idea surgió en una clase de la universidad de mi socio, a quien conozco desde el colegio. El proyecto inició en febrero del 2012, pero yo empecé a ser parte de él formalmente desde Julio.  Nuestro equipo está conformado por un desarrollador, una diseñadora y yo, como desarrolladora de negocio.

El año pasado estuvimos en Lean Launch Pad, programa de Apps.co, y tuvimos la experiencia de  salir a la calle a conocer tus clientes; reconocer el bache que hay entre lo que  piensas qué debe ser tu producto y lo que quiere tu consumidor. Reconocimos la importancia de tener alguien que te asesore y te ponga metas, pues a veces es fácil quedarse en un ritmo más cómodo y no el adecuado. Como consecuencia hemos comprendido que escuchar el mercado es tan importante como el producto y el equipo.

En muchas ocasiones he oído que la idea por sí sola no vale nada, lo que vale es la ejecución. Sin embargo, considero que para la ejecución deben existir 3 cosas en el equipo: compromiso, perseverancia y empatía. Debes jugártela con alguien que se la juegue de la misma forma que tú, alguien a quien le puedas entregar “hasta tu billetera” con plena confianza, y si al mismo tiempo te diviertes, mucho mejor.DogCute

Esta experiencia en Connect My Dog como todo emprendimiento ha sido fluctuante, con momentos muy buenos y otros -no hay que negarlos- no tan buenos. Nos hemos enfrentado no sólo con el hecho de ser nuevos en el mercado, sino con el hecho de no tener credibilidad por ser jóvenes; muchos proveedores nos muestran mucho más interés por teléfono, que en una reunión personal.

Sin embargo, creo que puedo decirle a todas las mujeres jóvenes que están tomando la decisión de emprender que ¡ESTE ES EL MOMENTO DE HACERLO!. Tenemos toda una generación de emprendedores que están dispuestos a compartirnos su experiencia; el mundo digital está en su mejor momento, y no hay mucho por perder, solo ganar aprendizajes. Aún así, lo más importante es que lo que hagan tenga sentido para ustedes, se identifiquen con ello y les genere realmente satisfacción.

Andrea Sierra

Business Developer

Connect My Dog