Cómo Invertir en Responsabilidad Social

EL 08/16/2015

La responsabilidad social corporativa, cada vez gana mayor aceptación a nivel corporativo y de mercado; cambiando la dinámica y la manera en que se llevan a cabo las operaciones diarias.  La clave: Negocios rentables que beneficien a la comunidad.

En los últimos años la Responsabilidad Social ha tomado gran relevancia en el gobierno corporativo, las políticas y las relaciones que las organizaciones entablan con empleados, accionistas, medio ambiente, clientes y población en general; generando amplios beneficios en materia reputacional, de atracción a inversionistas e, incluso, rentabilidad.

Algunos frentes de inversión en dicha materia implementados a nivel global son:

  • Mantenimiento de las condiciones básicas: cumplir con las normas laborales y prácticas ambientales aceptadas, a la luz de los estándares exigidos por consumidores, gobiernos e incluso activistas.
  • Insumos y Procesos: invertir en tecnología limpia, usar empaques ecológicos, enfocarse en productos verdes y reducir su huella de carbono.
  • Comunicación: invertir en campañas de sensibilización orientadas a influir en los clientes y educarlos; además de mantener informados a los consumidores de las acciones, prácticas, creencias y normas de la compañía; pedir sus opiniones, retroalimentación y participación.
  • Reducción - prevención del calentamiento global: reducir la huella de carbono para ayudar a proteger el ambiente, a través de la inversión en energía verde; además de incluir en la cadena de suministro insumos verdes o de menor impacto ambiental.
  • Pobreza: la pobreza ha sido un tema a resolver en toda la historia de la humanidad; siendo los empleos una de las herramientas para combatirla. En este sentido, muchas empresas alrededor del mundo generan opciones de trabajo e invierten en infraestructuras locales, así como en educación y salud de los residentes y las comunidades, aledañas a los procesos productivos, como una alternativa de generación de ingresos y de apoyo a la dinamización de la economía.
  • Educación: Incluso en países desarrollados, los programas educativos son una buena alternativa para desarrollar capacidades y aprovechar las oportunidades de la economía del futuro. En este sentido, algunas corporaciones  trabajan para mejorar la educación, otorgando ayuda financiera a instituciones educativas del mundo; promoviendo la formación en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas, así como el mejoramiento en las habilidades de los estudiantes,  sus aptitudes en creatividad, colaboración, resolución de conflictos y espíritu empresarial.

Cultivar la responsabilidad social es un proceso continuo y elemento vital en la estrategia corporativa, de inversión y la cultura organizacional; constituyéndose en un factor de éxito y elemento reputacional importante ante colaboradores y grupos externos de interés.

Mientras más se alinee el programa de responsabilidad social con el negocio central, mayor será el impulso a las comunidades.  Una inversión inteligente para la sociedad, la imagen organizacional, la rentabilidad e incluso la continuidad del negocio.

“Este artículo ha sido patrocinado por P&G, todas las opiniones expresadas son del autor"