7 buenas prácticas para diferenciarse

EL 08/18/2015

Cualquier empresario tiene que mantenerse alerta sobre los signos de fortaleza y debilidad de su competencia a fin de diseñar su propia estrategia de negocios.

Para hacerlo exitosamente debe construir un plan de acción que involucre a todo su personal especialmente aquellos de las comerciales. A continuación haremos un recorrido corto por esas formas de aventajar a sus competidores:

  1. Obsesiónese con ellos

Las empresas gastan mucho tiempo analizando y planeando las acciones futuras, consultan a muchas personas, escriben, borran, corrigen y mientras tanto no deciden. Toman mucho tiempo para actuar y el tiempo de hoy corre a ritmo vertiginoso, por ello, analice todo el tiempo a sus competidores y a la menor señal de movimiento defina rápidamente su acción. Es mejor corregir sobre lo actuado que esperar a que se equivoquen y de pronto ello no sucede.

  1. Concéntrese en sus debilidades, sus fortalezas no las ataque

No se preocupe por sus fortalezas –las de sus competidores-, trabaje todos los días sobre la forma de superar sus debilidades y comunicarlas con un discurso sólido, consistente, que involucre a todos sus empleados. Construya un plano con los puntos críticos de contacto entre su empresa y sus clientes y en cada uno, desarrolle un plan lleno de sorpresas  y emociones para sus clientes, motive y empodere a todos sus empleados para dar lo mejor de sí para realizarlos.

  1. Sorprenda y sea impredecible

Sus competidores los estarán mirando a usted con el mismo interés que usted lo hace, por ello la mejor forma de superar esa circunstancia será mediante la sorpresa, tiene que volverse impredecible y para ello nada mejor que empezar su día convocando a sus empleados a aportar ideas en función de la creación de acciones sorprendentes. Con en el transcurrir de los días, esta estrategia se convertirá en costumbre y pasará a ser parte de la cultura empresarial, allí estará dando el primer paso hacia la diferencia absoluta con respecto a sus competidores.

  1. Concéntrese en el cliente

Sus competidores seguramente estarán muy concentrados en proteger su producto o servicio, a ello le dedicarán todos sus esfuerzos, rebajas de precios, ofertas permanentes, nuevos puntos de venta, fuerzas de ventas adicionales y zonas nuevas para conseguir aumentar la rotación de sus inventarios o la colocación de su oferta de servicios. Si usted se concentra en el cliente estará definiendo algo fundamental que responde al eterno interrogante: ¿quién produce las utilidades, el producto o el cliente? Siempre será este último y por ello, cuide a cada cliente nuevo que traen sus vendedores, procure entregarle satisfacción plena con procedimientos simples, ágiles, decisiones rápidas.

  1. Observe detenidamente sus nuevos rivales, traerán sorpresas

Permanentemente están ingresando competidores que seguramente traerán novedades para posicionarse, obsérvelos con método, sígales el rastro en todo lo que hacen y deciden, evalúe sus empleados de cara al cliente, efectúe llamadas y visitas de cliente oculto, compre sus productos y analícelos detenidamente. Extraiga sus debilidades – no sus fortalezas – y trabaje sobre ellas con ahínco, decisión y rapidez para emprender acciones que le permitan hacerse evidente ante sus competidores.

  1. Defina la excelencia en el servicio al cliente como estrategia de negocios

La única garantía de fidelidad y lealtad de sus clientes será su satisfacción mediante la excelencia en el servicio en cada punto de contacto, para conseguirla es necesario que la Gerencia asuma el compromiso con todos sus empleados de aprovechar cada contacto con sus clientes para generar experiencias al cliente memorables, para sorprenderlos y a través de ello, conseguir repetición de sus compras  y nuevos clientes a través de referidos. Recuerde que los clientes satisfechos no se retiran y siempre estarán cercanos a usted y sus productos o servicio y solo se refiere al buen proveedor, por ello, ingrese al círculo virtuoso del servicio y aumente sus utilidades y su imagen de marca.

  1. Analice su estrategia digital.

Este es el aspecto relevante en el análisis de sus competidores, su estrategia de negocios online. Revise diariamente su página web –transaccional, contenido, vídeos, carro de compras, actualidad del material, versión móvil-, su estrategia de redes sociales –presencia en Facebook, Twitter, Youtube, Instagram, Linkedin-, regístrese como comprador para verificar sus campañas de emailing. En fin, analice muy bien su estrategia digital, registre diariamente sus hallazgos y tome decisiones.

Todo lo anterior solo es posible con la ayuda tecnológica de un CRM,  por qué un repositorio de información en tiempo real sobre los movimientos de sus competidores será el que le permitirá registrar su avance, su evolución y lo forzará a tomar decisiones soportadas adecuadamente.

Foto: Shutterstock