La logística es la última frontera de la competitividad

EL 08/25/2014

Desde el siglo pasado el reconocido autor Peter Drucker afirmó que “la logística es la última frontera de la competitividad”, y hoy en día algunos empresarios siguen sin comprender la magnitud y trascendencia de este concepto.

De ninguna manera el citado autor plantea que la logística sea el único elemento o el más importante para lograr ser competitivos, pero si expone con claridad que el no contemplar su complejidad y diseñar estrategias carentes de los factores relacionados, pueden poner en riesgo hasta la más atractiva e innovadora idea de desarrollo empresarial.¿QUÉ ES LA LOGÍSTICA?En épocas anteriores la logística fue relacionada de manera permanente con los escenarios propios de la milicia, en donde se suponía que esta estaba orientada hacia la correcta disposición de los recursos para soportar las estrategias que se desarrollarían en el campo de batalla.Hace un poco más de 50 años, las lecciones adquiridas en el ámbito militar lograron permear el mundo empresarial, en donde se comenzó a ver con mayor claridad la necesidad de una planeación exigente, la lectura del entorno, el rol de los competidores, la relevancia de las fuentes de abastecimiento y la coordinación de las actividades internas que condujesen a eficientes procesos.En sus inicios el enfoque estuvo más dirigido hacia el manejo de materiales, integrando entonces las actividades relacionadas con el almacenamiento, el transporte y el despacho oportuno a los clientes. En dicho escenario su rol era visto como netamente operativo, siendo entonces la logística un conjunto de actividades de soporte para los procesos de transformación y comercialización.Ya en cercanías a los años ochenta la visión de la logística involucró los elementos relacionados con el marketing y el servicio al cliente, dimensionando la necesidad de alinear los procesos internos con la gestión comercial. Así mismo se le dio importancia a la gestión del abastecimiento, comprendiendo, en especial dentro de los retailers y empresas fabricantes, que una falla en la adquisición de productos o materiales pondría en serias dificultades el cumplimiento del objetivo misional.Con la suma de estas dos visiones se llega en la década de los años noventa a una visión más amplia de la logística, la cual une los conceptos propios del manejo de materiales de mitad de siglo, con el enfoque hacia el cliente de los años recientes, y dándole una estructura mucho más compleja y estratégica, fundamental para la búsqueda de la competitividad.Es así, como ya en los tiempos propios de la globalización, la virtualización y una exasperante competencia, se puede plantear la siguiente definición:“La Logística es la Administración (planificación, ejecución y control) interna de la cadena de Suministros, desde el abastecimiento de la materia prima, insumos y servicios, hasta la satisfacción de las necesidades de los consumidores; integrando a lo largo del proceso los flujos bidireccionales de materiales e información, haciendo optimo uso de los recursos, en búsqueda de la mayor eficiencia y productividad”.La anterior definición hace énfasis en la orientación fundamental de la logística, la cual es la satisfacción del cliente, naturalmente velando por el uso adecuado de los recursos que conduzcan hacia la rentabilidad. Para ello se involucran los tres procesos propios de la gestión logística, los cuales son el Abastecimiento, la Producción y la Distribución, y que se complementan con la gestión de los stocks.DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA, EL CASO AMAZONEn la actualidad la implementación de sólidos y eficientes procesos logísticos han conducido a qué proyectos empresariales se transformen en organizaciones exitosas, competitivas y sostenibles en el tiempo.La visión de la logística ha continuado su evolución de la mano del ritmo de los negocios, en donde el dinamismo de los mercados debe estar acompañado de la velocidad y precisión de una logística bien aceitada para poder llegar de manera oportuna y precisa a nuestros clientes. Es allí donde podemos evidenciar casos como los de Amazon, quienes partieron en el año 1994 como una librería online, pero el dinamismo de los negocios los fue conduciendo a ampliar su portafolio y cobertura, llegando a tener ventas en la actualidad que superan los 34.000 millones de dólares, sin poner en riesgo la satisfacción del cliente ni disminuir la exigencia y calidad de su oferta de valor.El éxito de Amazon, anterior cadabra.com, nace de la iniciativa de un genio emprendedor, quien visualizó una oportunidad de mercado, pero quien la acompañó de sólida estrategias logísticas que lo condujeran a ser la empresa que es hoy.  Dentro de ello se pueden citar elementos tales como:Ubicación estratégica de sus Centros de Distribución. Su ubicación junto a los aeropuertos les permite el despacho más veloz de sus diversos productos mediante operadores logísticos, disminuyendo a la vez los costos de transporte local.Perfecto Control y Administración de los Inventarios. Sus sistemas de información permiten saber con total exactitud la ubicación de cada uno de las unidades, registran en tiempo real el momento de entrada y salida de los productos, permitiendo mantener una oferta cierta de su stocks en la red.Ágil preparación de pedidos. Sus Centros de Distribución dinámicos, estructuras automatizas, personal capacitado y comprometido, la perfecta identificación de cada elemento, la eficiencia en el picking y el apoyo nuevamente en los Sistemas de información, permiten que los pedidos sean preparados en tiempos record, logrando así dar soporte a la oferta de entrega en plazos imposibles para otros competidores.Tercerización de la Distribución.  Mediante el uso de los servicios de diferentes operadores logísticos de talla mundial, están en capacidad de despachar los bienes sin preocupación de las frecuencias ni coberturas de rutas, sin dudas con respecto al cumplimiento ni habituales sorpresas de retrasos y cancelaciones.Junto a estos cuatro aspectos fundamentales para el eficiente desempeño logístico, Amazon ha entendido que no puede dormirse en los laureles, y es por ello que dentro su estrategia tiene un rol preponderante la constante innovación.  Es así como hemos visto en los medios del desarrollo del “Dash”, el cual es un escáner de código de barras que permite que los productos que se estén por terminar sean escaneados y, automáticamente, se realizará el pedido, ofreciendo para los Estados Unidos que la mayor parte de los más de quinientos mil productos que tiene en su catálogo llegarán al otro día; y evitando así el desplazamiento hasta las tiendas o supermercados.Así mismo ha sido ampliamente difundida la estrategia de utilizar los famosos “drones” para realizar la distribución de sus productos, la cual aún se mantiene en fase de prueba, siendo ello una forma de revolucionar el modo de llegar con los bienes a los clientes. Y quizás la más reciente de sus estrategias innovadoras tiene que ver con el “envío con anticipación”. Esta estrategia que fue patentada en el mes de febrero se enfoca en despachar los productos desde la Central de Amazon a los Centros de Distribución próximos al domicilio de los clientes, cuando el sistema reporte que según su perfil (CRM)  existe una gran probabilidad de que dicho bien sea demandado. De esta manera se busca disminuir los tiempos de la logística, lograr consolidar mercancías en las operaciones de transporte e incrementar la satisfacción del cliente en caso de interesarse realmente en adquirir el artículo.Como se evidencia en el caso tratado, la innovación constante, la concepción clara del negocio y las hábiles estrategias de marketing, deben ir acompañadas de una estructura logística dinámica, que permita que lo que hoy comienza como un aventurado proyecto emprendedor sea en el futuro una realidad rentable, reconocida, competitiva y soñadora.Ahora comprendemos bien porque Peter Drucker afirmó que “la logística es la última frontera de la competitividad”.