10 Tips para presentación de proyectos

EL 06/10/2016

Aspectos fundamentales para tener en cuenta a la hora de presentar una idea, reporte o proyecto saltan a la vista para facilitarnos el trabajo:

El camino del emprendimiento està marcado por varias decisiones tomadas a lo largo de nuestras vidas. Cada detalle cuenta a la hora de saber cuàl serà nuestro próximo paso en el mundo de los negocios, y al mismo tiempo, cada uno de esos detalles será nuestro mejor aliado o nuestro peor enemigo.

La palabra presentación  podría definirse supreficilamente como la forma cómo nos mostramos, bien sea a nivel estético y exterior, o bien un proyecto o idea. En el mundo del emprendimiento y los negocios, el cómo nos presentamos ante otros es fundamental, llámese inversor, cliente o aliados, una mala presentación repercutirá negativamente en nuestros negocios tarde o temprano. Es por eso, que haciendo una mezcla a partir de la Publicidad, el diseño, y las relaciones públicas e interpersonales, 10 aspectos fundamentales para tener en cuenta a la hora de presentar una idea, reporte o proyecto saltan a la vista para facilitarnos el trabajo:

Realice una estructura

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de vender una idea es la forma en la que lo vamos a hacer. Realizar cierto tipo de desglose será fundamental para orientarnos en el camino. Piénselo a manera médica… debemos primero analizar cuáles son esos síntomas por los que estamos al frente del paciente (¿cuál es el problema que nos trae aquí hoy?), luego, analizar la forma en la que atacaremos el problema, después los analgésicos; puntos clave que no pueden faltar en ese alivio del dolor y finalmente, y aún más importante: la solución, pues es lo que nos trae aquí y será ese factor wow por el que su audiencia quedará impactada.  

Prepare su discurso

El pitch, se refiere muchas veces a la narrativa que estamos a punto de contar en nuestra presentación. Preparar lo que se va a decir y cómo se va a decir antes de una presentación es de suma importancia. Aproveche a su roomate, a algún amigo o incluso a su familia… no tiene que ser alguien experto en el tema, simplemente alguien que sirva de corrector y le indique en qué está fallando y en qué está brillando. Diga su discurso en frente de esa persona tal cual como la diría el día de su presentación final. Esto también deberá servir para estar listo ante cualquier tipo de preguntas que salgan en el futuro.

Conozca su audiencia y su espacio.

El día de la presentación, es clave saber a qué y quién nos estamos enfrentando. No es lo mismo hablarle  Bill Gates que a un instituto de yoga. Conozca de antemano, muchas veces por medio de deducciones, qué tipo de personas están en frente suyo; así sabrá qué tanto demorarse, qué puntos enfatizar más, e incluso, saber cuándo hacer uno que otro chiste o cuando ser totalmente serio. En cuanto al espacio, este también es necesario analizarlo a fondo… ¿presentaré en una oficina cara a cara o será un salón lleno de gente? ¿Le daré relevancia a la mirada y a la voz o me moveré en el espacio? Todos estos factores son determinantes.

La primera impresión sí cuenta

Como se dijo anteriormente, la presentación también tiene que ver con nuestro aspecto exterior. La forma en la que saludamos a nuestra audiencia, el cómo nos vestimos para la ocasión y la seguridad con la que entramos, serán de gran importancia para transmitir la idea que queremos mostrar. De igual forma, las primeras palabras con las que empezamos nuestra presentación serán recordadas. Consejo, nunca está de más iniciar una conversación de forma random y relajada… no necesariamente se debe empezar con un “buenas tardes, ésto es lo que vamos a ver hoy”, es mejor un “buenas tardes, soy Pepito Perez, ¿qué tal ha estado su día hoy?”.

Larga vida a los visuales

Deje que el poder de las ayudas visuales se convierta en un aliado. Utilice colores para señalar lo importante, ilustraciones y fotografías para ejemplificar, y sobretodo, deje que su diseñador interno (o pídale ayuda a ese amigo diseñador) se apodere de la presentación para inyectarle un poco de buen gusto visual. Evite a toda costa que sus visuales se conviertan en libros, para eso tendrá su voz, más no permita que el texto que está en la pantalla sea exactamente el mismo que usted está diciendo.

No sea esclavo de los slides

El tema de los visuales nos lleva ahora a los slides. Como se dijo previamente, el tener bastante texto aburre, de igual forma, tener demasiados slides en una sola presentación será innecesario y casi inadecuado. ¿Qué pasa si, en el peor de los casos, usted quedó a la deriva sin slides? Nada. Absolutamente nada. Jamás deje que toda la información y lo que usted exponga sea dependiente a sus ayudas visuales. Por el contrario, asegúrese de tener un plan B para ejemplificar y enseñar.

Lo importante no es la herramienta, lo importante es lo que hace con ella.

Siguiendo con el tema de las ayudas visuales, no importa si usted decide hacer su presentación en herramientas como Power Point, Word, o Prezi, lo importante es cómo saca el mayor provecho de ésta. Puede hacer presentaciones con imagenes, videos y texto en Power Point y verse sumamente profesional, o puede utilizar Prezi de forma confusa y distractora. Es su desición.

Lenguaje corporal

Lo más probable es que este sea un punto en el que muchos insisten, pero es por algo. La seguridad que esté dispuesto a proyectar en su presentación es realmente importante.. una persona segura vende ideas seguras. Pequeños detalles se convierten en grandes experiencias, por ejemplo, el hacer contacto visual con la audiencia, pararse (o incluso sentarse) de forma erguida o aprender a hablar no sólo con la boca, pero también con las manos (sin que esto sea un distractor).

Interactúe. sin perder el control

Es bueno generar una conversación con quién nos escucha, darle la palabra, pedir su opinión, responder preguntas, etc. Sin embargo, recuerde siempre que usted es el proagonista y por ende quién lleva las riendas de la presentación… no permita que todo el trabajo que realizó se termine convirtiendo en una conversación sobre la novela de anoche. Dirija ánimos de ser amable y profesional.

Que el tiempo no lo controle a usted; controle usted al tiempo

Finalmente, sea consciente del tiempo que dispone. Lo más recomendable, en muchos de los casos, es ser concreto e ir directo al punto sin dar vueltas. Las personas, en especial los clientes, valoran que no se malgaste su tiempo, y por el contrario prefieren organizarse de acuerdo a la brevedad con la que hablemos. Sin embargo, y volviendo a nuestro punto número 2, no todas las audiencias son iguales. Dependerá de usted tener el tiempo, la calidad y el proceso necesario para salir victorioso.

Lee también: Conoce las mejores apps para administración de proyectos