Las utilidades anticipadas

EL 09/15/2015

"Una sociedad es un sujeto diferente a sus socios"

En el pasado hemos explicado como por cuenta de la  retención en la fuente y el pago de parafiscales, los independientes se graduaron de empresarios, sin querer. Los independientes ahora son empresarios.

Esta nueva generación no puede soportar la terminación de un año fiscal para recibir las eventuales utilidades del negocio, principalmente porque viven de su emprendimiento, porque no tienen “Plan B, o C”. Estos emprendedores necesitan que la empresa liquide sus utilidades, no cada, año sino cada mes.

Las empresas no están hechas para funcionar así, una sociedad es un sujeto diferente a sus socios,  de forma que el patrimonio de la sociedad no debería ser un monedero que alimenta la cartera del emprendedor en cada pago, como si se tratara de un sólo bolsillo.

Para solventar esta situación muchas empresas acuden a la figura de las utilidades anticipadas sin saber sus requisitos e implicaciones, incluso sin saber que para la Superintendencia de Sociedades esta figura está prohibida.

La base normativa es el artículo 151 del Código de Comercio

Art. 151.- No podrá distribuirse suma alguna por concepto de utilidades si estas no se hallan justificadas por balances reales y fidedignos. Las sumas distribuidas en contravención a este artículo no podrán repetirse contra los asociados de buena fe; pero no serán repartibles las utilidades de los ejercicios siguientes, mientras no se absorba o reponga lo distribuido en dicha forma.

Tampoco podrán distribuirse utilidades mientras no se hayan enjuagado las pérdidas de ejercicios anteriores que afecten el capital.

Parágrafo.- Para todos los efectos legales se entenderá que las pérdidas afectan el capital cuando a consecuencia de las mismas se reduzca el patrimonio neto por debajo del monto de dicho capital.

Dependiendo de la interpretación que se le de a la norma se puede concluir si en el país son legales o no las utilidades anticipadas.

La superintendencia de sociedades en diferentes conceptos cree que no:

“Admitir la posibilidad del reparto anticipado de utilidades o percibir un porcentaje antes de que el máximo órgano social apruebe los estados financieros correspondientes, además de ser contrario a la ley, es desconocer que como consecuencia de las operaciones realizadas durante el ejercicio, el ente económico puede generar pérdidas, no generar resultados positivos o producir beneficios o ganancias, evento éste último entendido como el "resultado económico del ejercicio obtenido, al deducir los egresos totales de los ingresos totales del ente contable..." (Diccionario de Términos Contables en Colombia), que permite el reparto o no de utilidades.” Concepto 220-60374, 18 de septiembre de 2003

_____________

En conclusión, estima esta Entidad que mientras que no se hayan determinado las utilidades sobre un balance cierto y aprobado por el máximo órgano social, no se puede distribuir ningún valor bajo el concepto de utilidades, toda vez que antes de que finalice el ejercicio no existe certeza si habrán utilidades y cuál será su monto, por lo que si no son justificadas, mal podrían distribuirse de manera anticipada. Adicionalmente, tampoco procede dicho reparto si no se han enjugado las pérdidas de ejercicios anteriores y menos aún, si no se hacen previamente las apropiaciones respectivas para las reservas, como lo establece el Código de Comercio.  OFICIO 220-146167 DEL 24 DE OCTUBRE DE 2013

En el mercado constantemente se ven operaciones de  anticipo de utilidades sobre todo en sociedades unipersonales y de familia,  en el derecho comercial la costumbre tiene una importancia preponderante, pero  a pesar de ello, las prácticas reiteradas que contrarían una norma nunca alcanzan la legalidad por la repetición de los agentes. Es decir que  cuando algo está prohibido, lo sigue estando, aunque todos hagan lo contrario.

En nuestra criterio de la redacción del Código de Comercio  no se puede inferir su prohibición,  sino que esta deviene de la interpretación restrictiva de la Superintendencia para quien el único documento  que justifica  la entrega de utilidades es el balance de fin del ejercicio, pero no tienen en cuenta que los tiempos de las sociedades son distintos dependiendo del sector en que se encuentren  y las realidades de los negocios son tan particulares que una asamblea podría  tener  balances reales incluso antes del cierre que le permitan inferir razonablemente si se van a generar o no utilidades.

Cuando la decisión fuera adoptada con soportes reales, en asamblea y con el conocimiento que su decisión genera la responsabilidad de los administradores y accionistas, no debería  estar prohibido el anticipo pues  como es natural su entrega no tiene un carácter definitivo, que solo se concluye con la finalización del ejercicio y la comprobación de la existencia de dichas utilidades.

En la práctica hoy los anticipos de utilidades se  contabilizan como préstamos y se compensan con los dividendos que decreta la  asamblea general, generando un efecto económico nocivo a la finalización del periodo fiscal, pues dichos préstamos tienen como consecuencia un interés presuntivo que suele olvidarse por el área contable y que genera el incremento del impuesto de renta. .

Una interpretación más amable de la norma permitiría que dichos dineros fueran entregados sin necesidad de afectar el ingreso por cuenta de una interés presunto. Esa interpretación no  impera en la actualidad, por lo que señor empresario, si su empresa le está anticipando utilidades, debe saber que realmente le está haciendo un prestamos, figura que impacta su realidad fiscal

Si desea más información sobre gestión o creación de empresa en Colombia . Encuéntrenos en twitter @jsnoriegac, @glcinforma o en el correo  [email protected] o en el blog sobre impuestos para empresas.