El IVA y los Emprendedores

EL 01/25/2017

Los emprendedores odiamos el IVA porque supone una desventaja del 19% frente a la informalidad.

Quienes comercializan al consumidor final un producto o servicios sin Impuesto al Valor Agregado, lo puede hacer un 19% más barato que quienes han constituido empresa. Toda persona jurídica está obligada, la mayoría de personas naturales no.

Al gobierno le encanta el IVA porque es fácil de controlar y recaudar, pero los emprendedores lo odiamos, no con un odio real, sino con la amargura que deja la injusticia. Es que la diferencia entre ser formal o informal tiene un precio y ese es el IVA.

En honor a la verdad, debemos decir que un IVA del 19% no es excesivamente alto, el promedio de la OCDE (de los países más o menos decentes) es del 19,2 (2015). Estamos en el promedio y eso no es malo

Están excluidos del Impuesto a las ventas y no obligados a facturar las personas naturales que no superan los topes para ser régimen común, esa es la frontera natural, esa es la razón por la que en la práctica se ve a quienes:

·   Dividen un cobro en su RUT y el de toda su familia

·   No quieren presentar cuentas cobro

·   Prefieren los pagos en efectivos y sin soporte.

El problema no es el impuesto en sí mismo, el IVA es mundial y hay que vivir con él, el problema es que en el país abunda la informalidad y nada puede hacer la autoridad al respecto.

No todos compiten con las mismas reglas, cuando un emprendedor está empezando a prosperar se enfrenta a una decisión, ¿Pagar o no IVA?

1.     Quienes no quieren, algunas veces mediante el uso de figuras evasivas y otras con un descaro grotesco, no lo hacen y mantienen sus precios.

2.     Quienes quieren cumplir la norma se tienen que poner un 19% más costosos que su competencia, o asumir contra su rentabilidad el valor del impuesto.

El cóctel es nefasto para los emprendedores, pues Colombia se vuelve un mercado altamente regulado pero sin suficiente fiscalización, lo que permite varias rutas de escape altamente rentables para quién no quieren cumplir la norma y cada vez que se sube la tarifa, mayor incentivo tienen para hacerlo.

Hoy se puede denunciar que hay negocios que solo sobreviven porque evaden el cobro de IVA y lo más triste, negocios formales -de los que debemos defender- que se quiebran por la misma razón.

No es esta una solicitud para acabar con el régimen simplificado, pues someter a quien apenas empieza a la obligación de facturar, llevar contabilidad y cobrar IVA es absurdo, pero si puede servir de reivindicación para que estén allí quienes tienen que estar y no como un arma de competencia injusta.

Lo que pasa es que siempre es más fácil identificar y requerir a quien con ánimo de cumplir comete un error o paga tarde, que a quien se esconde para no cumplir y las facultades del Estado no le dan para encontrarlo, el trabajo del Gobierno no debería ser simplemente lo fácil, sino lo justo.

 

Encuéntranos en twitter @glcinforma o en el correo [email protected] Si desea más información sobre gestión o creación de empresa en Colombia contactenos.

*La información, cifras y contenido del presente artículo son Propiedad Intelectual de Gestión Legal Colombia Consultores. Cualquier copia del mismo sin previa autorización del Divulgador (RevistaMprende) y del Creador (Gestión Legal Colombia Consultores S.A.S.) están prohibidas.