Contrato verbal o escrito

EL 02/23/2015

Colombia es un país de abogados, a pesar de ello en las negociaciones que suceden por millones a diario en las calles, se suscriben contratos sin que un abogado haya participado en su elaboración o hecho una revisión. No es una mala práctica, no todos los abogados son buenos y el hecho de que TODO negocio necesite un abogado habla muy mal de la tendencia de cumplimiento del país. 

La mayoría de relaciones jurídicas se pueden establecer válidamente de forma verbal,  el acuerdo respecto al precio, la cosa o el servicio es suficiente,   a excepción de ciertos contratos o pactos que por cuenta de la Ley derivan su existencia del cumplimiento de cierta formalidad.

Como se afirma en la calle que el tomate sea un fruta no significa que se pueda poner en una ensalada de frutas,  así mismo que casi todos los contratos puedan ser verbales  no significa que los empresarios deban hacerlos de esta forma. El problema finalmente es probar su existencia ya que ante un inconveniente el debate se centra en si finalmente se dieron los elementos esenciales de dicho contrato y si las partes realmente manifestaban su voluntad bajo el convencimiento  de estar obligándose.

Si la justicia fuera lo que en este país no es, eficiente y rápida,  sería posible intentar judicialmente demostrar que los acuerdos verbales constituyeron contratos mediante testimonios o interrogatorios, pero con procesos que no tienen en cuenta el valor del dinero en el tiempo, los empresarios deben tomar todas las medidas posibles  que puedan  reducir el debate procesal a su mínima expresión.

Siempre que sea posible dejar por escrito los acuerdos, hacerlo es  lo recomendable, el medio que se use para firmar un contrato no es relevante, el poder vinculante de un formato MINERVA es exactamente el mismo que el de un contrato suscrito en papel sellado, siempre que en ambos se integren todos los requisitos esenciales del respectivo contrato.

Materializar en un contrato físico las relaciones negóciales es un ejercicio que no sólo permite facilidad ante una reclamación judicial, sino dejar claras diferentes estipulaciones que son recomendables y que nunca se incluyen en un acuerdo verbal.

CLAUSULA PENAL.  Es una estimación anticipada de perjuicios, si se incumple un contrato se tiene derecho a demandar por los perjuicios recibidos, una operación muy compleja pues la carga de la prueba esta en el demandante, la clausula penal permite ahorrarse el tiempo de demostrar perjuicios.

CLAUSULA COMPROMISORIA. Acuerdo al interior del contrato por el que los conflictos surgidos con ocasión del mismo se resolverán mediante arbitraje.  Esto es un tribunal de particulares a quienes las partes confían para tomar decisiones  frente a sus conflictos.

NOTIFICACIONES.  Incumplimientos,  avisos, solicitudes, una gran cantidad de aspectos en el contrato se deben hacer por escrito, es muy importante que se fije un lugar en el que pueden librar las comunicaciones de las partes.

OBLIGACIONES. Suele ser una lista descriptiva de las prestaciones que se incluyen en el contrato, su extensión depende de la capacidad de síntesis de quien redacte el contrato. Si carece de dicha capacidad de síntesis es mejor pecar en exceso.

Si tiene cualquier duda, respecto a la gestión jurídica de empresas, puede consultarnos en [email protected]

Nuestra página Abogados en Colombia

Nuestro página sobre crear empresa 

*La información, cifras y contenido del presente artículo son Propiedad Intelectual de Gestión Legal Colombia Consultores. Cualquier copia del mismo sin previa autorización del Divulgador (RevistaMprende) y del Creador (Gestión Legal Colombia Consultores S.A.S.) están prohibidas.

Foto Tomada de: Shutterstock