Arroz hindú hecho en Colombia

EL 05/13/2015

“Nosotros no buscamos que el gobierno nos defienda, sino que encontramos la forma de defendernos nosotros mismos a través de la innovación”

AgroGourmet es una empresa tolimense que nace con la visión de Campo Elías Manrique y Mauricio Quijano con el deseo de hacer una empresa, en un sector que conocían muy bien, de arroces tipo premium para el mercado colombiano e internacional.

Según FedeArroz, para el segundo semestre del 2014, Tolima registró la mayor área sembrada de arroz con el 36% sobre el territorio nacional. Sin embargo ha sido un sector que se ha visto muy maltratado. En el 2014 ya se veían las cifras en rojo, la producción nacional en el segundo semestre había caído 12,6% con respecto al 2013 y la producción en toneladas para el departamento del Tolima en el mismo periodo cayó 6,6%.

En un escenario como este nace AgroGourmet. Su primera apuesta no es competir sobre lo tradicional sino comenzar a diversificar el mercado a través de estrategias de segmentación con producto gourmet.

Según Quijano “En Colombia los precios del arroz son muy inestables, nosotros buscamos un arroz que nos independiza de esa fluctuación de la oferta y la demanda … Los arroces premium tiene un margen de 5 veces más del arroz tradicional, lo que les brinda mayor estabilidad” Continúa diciendo “Nosotros no buscamos que el gobierno nos defienda, sino que encontramos la forma de defendernos nosotros mismos a través de la innovación”

AgroGourmet llega a ser el primer productor en Colombia de la semilla Basmati, una semilla que se produce solamente en Pakistán, y norte de India y que se caracteriza por el grano y su fragancia. El Basmati es un arroz con bajo índice glicémico luego es muy apto para personas diabéticas.

Además del arroz tipo basmati, AgroGourmet también se ha preocupado por producir la mejor variedad de arroz, logrando producir en Colombia una de las mejores variedades de arroz para sushi como lo es la koshihikari, lo mismo para risotto con la variedad carnaroli    

Entre los retos de ser empresario Quijano destaca que “han sido 3 años de sufrimiento, invirtiendo en infraestructura sin tener las ventas que cubran esa infraestructura. Entramos a Carulla y es un legitimador para nuestro producto” Hoy en Carulla pasaron de vender 23 a 800 unidades mensuales vendidas en dos años.  

Foto: Shutterstock