Qué le enseña el deporte al mundo de las empresas

EL 08/24/2016

“El Espíritu Olímpico exalta y une en un conjunto equilibrado las cualidades del cuerpo, de la mente y de la voluntad”

“Lo más importante del deporte no es ganar, sino participar, porque lo esencial en la vida no es el éxito, sino esforzarse por conseguirlo.” La frase es de Pierre de Coubertin, el padre de los Juegos Olímpicos Modernos. Y resume quizás como ninguna otra el espíritu del deporte: el esfuerzo, el compromiso, la determinación para llegar a la meta. Cualquier similitud con lo que ocurre en el mundo de las empresas no es pura coincidencia.

Cada vez más las empresas apelan al deporte, a sus valores y hasta a su léxico para la gestión del compromiso de sus trabajadores. Las charlas de liderazgo de entrenadores y deportistas exitosos son ya un clásico del mundo empresario. Tienden a motivar y a inspirar, pero también a replicar experiencias de trabajo en equipo puertas adentro de la compañía.

En el libro Liderazgo, Empresa y Deporte, los españoles Juan Carlos Cubeiro (experto en gestión del talento) y Leonor Gallardo Guerrero (doctora en Ciencias de la Actividad Física) discurren sobre las similitudes entre el mundo del deporte y el de las compañías con casos prácticos. “La importancia de contar con una meta, con un horizonte deseado, es inconmensurable tanto en el deporte como en la empresa. Si no sabemos a dónde vamos, cualquier cosa vale. Si, por el contrario, somos conscientes de lo que queremos conseguir, no nos conformaremos con menos. Cuando los objetivos se convierten en un reto, intervienen los elementos emocionales. La ilusión es la capacidad de esperar lo mejor e ir a por ello. El liderazgo, tanto en la empresa como en el deporte, necesita contar con una visión de futuro retadora e ilusionante”, sostienen.

Pero no se trata sólo de replicar métodos y valores. Meta4 enfatiza que las competencias deportivas, tanto internas como entre empresas, ayudan a inculcar compromiso y trabajo en equipo, y mejoran las relaciones entre los empleados, al promover los encuentran fuera del ámbito laboral.

Todo eso buscó Arc London, dueña de la cadena McDonald’s en Europa, al promover la Euro Copa McDonald’s Nuremberg 2014. Más de 10.000 empleados de las tiendas europeas de la multinacional compitieron en más de 500 partidos de fútbol. Nueve equipos llegaron a las finales, en Alemania. La representación de Rusia obtuvo el campeonato y un premio sin igual: viajaron a Brasil a ver un partido de la Copa del Mundo 2014. El torneo le sirvió a la compañía para motivar y reconocer a sus trabajadores y para promover puertas afuera valores asociados a la competencia y el deporte.

A una escala mucho más pequeña, cada vez más empresas en Latinoamérica incentivan a sus empleados a hacer deportes. Una conocida cadena de supermercados organizó un torneo interno de fútbol entre representaciones de sus más de 500 sucursales, por ejemplo.

También es un tema de salud. Hacer deportes mejora la productividad, ya que ayuda a combatir el estrés y a generar una sensación de bienestar en las personas. Así lo entendió una tarjeta de crédito internacional en México que ofrece descuentos a sus empleados en centros deportivos y recibe visitas deportivas en la compañía. Una empresa de refrescos internacional en Argentina llevó adelante campañas de “bienestar integral” puertas adentro que incluyó chequeos médicos y reintegro del 80% del abono en gimnasios.

“El Espíritu Olímpico exalta y une en un conjunto equilibrado las cualidades del cuerpo, de la mente y de la voluntad”, dijo también Pierre de Coubertin. Las empresas que incorporen esas premisas a su vida cotidiana liderarán el medallero.