Prodigii: una fundación que pedalea por el bienestar de los deportistas

EL 04/21/2016

Más allá de practicar un deporte como profesión y ganar dinero por ello, Prodigii trabaja a favor de los derechos humanos de muchos deportistas que, con el fin de cumplir sus sueños, se convierten en víctimas de diferentes flagelos.

Cuando los intereses de empresarios deportivos quedan en el borde de la violación de derechos humanos, cuando un deportista es retenido en un país, cuando un niño es separado de su núcleo familiar y lo llevan a jugar a otro continente (caso similar por el que Barcelona FC fue penalizado con no poder comprar jugadores, por violar leyes con menores de edad), cuando el deporte se convierte en un trabajo y una forma de explotación infantil o cuando se viola el derecho a la igualdad porque ganan más dinero los hombres que las mujeres en el mismo deporte son cuestionamientos que llevaron a la creación de la fundación Prodigii.

Esta fundación que, preocupada por el aumento de casos de grooming, trata de personas, abuso a menores, pornografía infantil, y fraudes económicos a familias de escasos recursos en Colombia, concibió como necesario tomar acciones de prevención desde el mismo deporte como una oportunidad de aprendizaje y que deportistas profesionales actúen como agentes de cambio para inspirar a las nuevas generaciones

Fundación Prodigii, por medio de su metodología PRO (Prevenir jugando, Retar a la mente, Orientar al ser) juega con niños de diferentes localidades y aprovecha sus espacios deportivos para, a través de retos y una pedagogía constructiva, dar a conocer estas problemáticas buscando la participación activa de los papás quienes son, en mayor parte, los responsables de que el niño se convierta en una divisa de cambio.

Uno de los retos más difíciles que enfrenta un emprendimiento social como Prodigii al buscar generar un impacto social más que un beneficio económico, es que no se puede partir de un inversionista ángel que invierta en la Start up, compre acciones y multiplique su dinero. Por el contrario, se debe tener claro que todos los objetivos merecen el doble de esfuerzo para transformar una idea en una entidad sostenible y de impacto continuo. Prodigii se incubó, creó y co-creó en la comunidad de emprendimiento Wikideas, en cabeza de Sandra Giraldo y el equipo de emprendedores, tanto sociales como disruptivos, que lograron darle forma a la Fundación.

Aunque se constituyó como empresa en septiembre del 2015, Prodigii ha contado con el apoyo de diferentes marcas. Actualmente hace parte del programa de Google como tecnología del sector social y cuenta con estudiantes universitarios que trabajan como voluntarios gracias a que uno de los objetivos es promover el talento de personas que puedan dedicar unas horas a dejar su huella en el mundo y a beneficiarse con programas que la Fundación busca para mantenerlos motivados, a pesar que no haya una retribución económica.

Por: Liliana Gomez

@limagogo