Adaptación: la clave de Techo

EL 06/19/2015

Techo ha movilizado a más de 723.000 jóvenes en Latinoamérica, más de 100.000 casas transicionales han construido y además han impactado a 19.895 niños  con programas de educación.

Las cifras son el reflejo de un de una organización que ha venido trabajando de manera juiciosa en la búsqueda de superación de pobreza en población vulnerable.

Hoy Techo no sólo es un ejemplo de emprendimiento chileno y latinoamericano sino es la respuesta que el emprendimiento social si puede ser sostenible y escalable. Tuvimos la oportunidad de entrevistar al capellán de Techo Juan Cristóbal Beytía SJ, quien nos contó sobre los retos que ha tenido Techo, las claves del éxito de su modelo y la escalabilidad del mismo.

Gustavo Orjuela: Cuál ha sido la clave del éxito del modelo de Techo en temas de innovación social?
Juan Cristóbal Beytía: Creemos que la clave de nuestro éxito es adaptarnos a los tiempos. Sabemos que en una sociedad en constantes cambios y la pobreza también va mutando, los asentamientos son dinámicos. En este sentido en el TECHO hemos ido modificando la forma de trabajo en los  asentamientos precarios (campamentos en Chile). En los últimos años, en Chile hemos construido muchos proyectos de vivienda definitivos. El año pasado entregamos 9 proyectos, que involucran a 649 familias, de las cuales 367 eran familias de asentamientos.

GO: ¿Cómo lograron pasar de ser un modelo exitoso en Chile para ser un ejemplo de emprendimiento social en Latinoamérica y el mundo?
JCB: Principalmente porque a pesar de las realidades de cada nación, Latinoamérica es un continente que sigue manteniendo una profunda desigualdad y con un gran porcentaje de la población viviendo en pobreza. Con un escenario así, la pobreza al mismo tiempo significa un gran desafío para las miles de familias  que viven con condiciones precarias de viviendas. En el  TECHO llevamos trabajando en los asentamientos desde 1997, hemos crecido harto, y nos da algún conocimiento con respecto al terreno. Además de encontrarnos con pobreza extrema en toda Latinoamérica, nos encontramos con jóvenes voluntarios dispuestos a comprometerse y jugárselas por su país.

GO: ¿Qué caracteriza al emprendedor chileno?
JCB: En general el pueblo chileno tiene una gran resiliencia, es capaz de sobreponerse a situaciones complejas una y otra vez. Creo que esa característica se ve especialmente marcada por los emprendedores del país. Arriesgan todo, y están buscando frecuentemente la forma de salir adelante. En ese camino puede haber errores y caídas, pero siento que en general el emprendedor puede superar las dificultades que se le presenten. Lo importante es que como sociedad nos preocupemos por terminar con la desigualdad y las injusticias de nuestra sociedad, que cierran las puertas de los sueños de muchos.

GO: Cuál ha sido el efecto de Techo entre los emprendedores chilenos? Y las instituciones de emprendimiento públicas y privadas?
JCB: TECHO en Chile, con su área de Educación y Trabajo, combate la vulnerabilidad laboral y busca mejorar el nivel de ingresos de las familias que viven en condición de extrema pobreza. El Programa de Emprendimiento fomenta, apoya y fortalece el emprendimiento en las comunidades más vulnerables del país, mejorando continuamente las capacidades de los emprendedores y los resultados de sus microempresas, gracias al apoyo de un voluntario asesor, un Consejo Empresarial y el acceso a una serie de herramientas que se le entregan.

GO: ¿Cuál ha sido el mayor reto que ha enfrentado Techo?
JCB: El mayor reto, por lejos, es que la sociedad comprenda lo inaceptable que significa  la existencia de los asentamientos. Ha pasado tanto tiempo, que lentamente nos vamos acostumbrando a  su existencia, como si fuera algo “normal”. Combatir contra esa tranquilidad también pasa por luchar contra lo invisibilidades que están estas familias. Chile, así como varios otros países de Latinoamérica, ha ido escondiendo a los pobres, sacándolos disimuladamente de la escena. Es nuestro desafío decir que están y que las condiciones en las que viven resultan inaceptables.  Visibilizarnos y como país, hacernos cargo.

GO: ¿Cuáles son los millestones para Techo para los siguientes años?
JCB: Es el mismo que mantenemos desde nuestros inicios: terminar con los asentamientos/campamentos. Esa es nuestra razón de ser y no vamos a descansar en la búsqueda de nuestros objetivos. En Chile, todavía quedan 676 campamentos, con más de 32.000 familias. Es un desafío tan grande que sabemos que necesitamos del apoyo de la sociedad entera.