Un solo bolsillo. El de la empresa y el del empresario

EL 06/1/2015

El dueño de la sociedad suele tener en un mismo bolsillo dos billeteras, la de la empresa y la propia, es decir constantemente se  confunden en las operaciones  tanto empresariales como personales el dinero de dos personas que en estricto sentido son diferentes. 

Esto no me pasa a mi -dicen todos- pero es bueno llamar a las cosas por su nombre. Hablamos de un solo bolsillo cuando:

  • Los servicios del propietario son sumidos por la empresa.
  • Las mercancías son financiadas con los fondos del empresario.
  • En la contabilidad de la empresa el pasivo más importante son cuentas por pagar al socio.
  • Las vacaciones son pagadas por la empresa.
  • Se decretan dividendos que nunca salen de la empresa.

El patrimonio de la compañía y del emprendedor son diferentes por una ficción denominada personería jurídica por el que cuando la empresa se quiebra no lo hace el empresario.  Los patrimonios se encuentran en dos momentos, en el  aporte al destinar los socios una parte de sus recursos para constituir la empresa y año tras año cuando al final del ejercicio se decretan los dividendos.

Durante estos momentos toda relación tiene naturaleza de préstamo,  operaciones que generan implicaciones en la contabilidad de las partes y que en caso de la empresa supone unos intereses presuntos que eventualmente deben liquidarse en favor de la compañía. Siempre que la empresa asume pagos que no le corresponden, “adelanta dividendos” o entrega dinero al accionista, estamos en presencia de un préstamo que de realizarse con un tercero estaría sometido a un interés, por lo que se hace igual consideración con el accionista aplicándole un interés presuntivo.

Muchas compañías en Colombia por cuenta de la búsqueda de un ahorro que suele terminar saliendo caro, son constituidas con un patrimonio excesivamente bajo y se financian finalmente con recursos de los socios pero entregados a título de préstamo. Esto parece tener sentido teniendo en cuenta que  no se capitaliza excesivamente la sociedad  y al momento de establecer la utilidad se descuentan los “intereses” de los socios.

El abuso de esta figura obligó a establecer una regla de subcapitalización por la cual de los intereses que paga una sociedad solo es descontable un porcentaje que no supere el resultado del límite de 1 a 3 del patrimonio líquido del año anterior, los intereses que superen dicho cálculo tendrán como consecuencia que no serán deducibles para el contribuyente en su respectiva declaración de renta.

Muchos se excusan en los dividendos adelantados, una figura según la cual es posible entregar sumas de dinero a los socios por cuenta de los eventuales beneficios que va a generar la compañía.  Este ejercicio es válido en la legislación colombiana, pero tiene como requisito el perfecto conocimiento de la situación económica de la empresa para tomar la decisión fundada en  un balance parcial, que en  el día a día nunca se presenta.

Mientras que estos anticipos no se crucen contra los dividendos que efectivamente se generen al finalizar el año,  tienen el tratamiento contable de intereses. En conclusión cuando se adelantan dividendos también se esta haciendo un préstamo.

La empresa debe priorizar su propia existencia  y sus representantes legales  comprometen su responsabilidad en el incumplimiento de este principio, de forma que si la “quiebra” de una empresa tiene origen en la falta de liquidez por los préstamos  a accionistas, deberá responder ante los acreedores por su comportamiento.

El  independiente se volvió emprendedor hace poco, cuando empezó a resultarle mas económico prestar sus servicios a través de un vehículo corporativo aun con el costo que supone la estructura que una empresa genera, la rapidez con la que se graduó de empresario no le dio tiempo suficiente para entender la lógica contable de las compañías, ni la separación de patrimonios.

Si desea más información sobre gestión o creación de empresa en Colombia Encuéntrenos en twitter @jsnoriegac, @glcinforma o en el correo  [email protected] o en el blog sobre impuestos para empresas.

*La información, cifras y contenido del presente artículo son Propiedad Intelectual de Gestión Legal Colombia Consultores. Cualquier copia del mismo sin prevía autorización del Divulgador (RevistaMprende) y del Creador (Gestión Legal Colombia Consultores S.A.S.) están prohibidas.

Foto: shutterstock