Reformular Problemas para Descubrir Mejores Soluciones.

EL 10/11/2014

Cuénteme si esto se le hace conocido, ¿ha gastado tiempo y dinero “solucionando” problemas, que al final del día no eran la raíz sino una rama de los problemas en su organización?

La mala formulación de un problema puede hacer que el propósito que se persigue se desfigure, obteniendo soluciones parciales o respuestas a un problema inexistente.

Para evitar incurrir en este tipo dificultades, es necesario ir a la base del problema y cuestionarlo. En esta tarea la Redefinición de Problemas, como metodología, puede ser de gran utilidad.

¿Qué es la Redefinición de Problemas?

Es una metodología que explora un problema desde diferentes aristas; permitiendo, sobre dicha base, definir nuevos problemas.

Paso a paso en la Redefinición de Problemas

1. Selecciona el problema a tratar
2. Selecciona un líder para estimular la generación de ideas y apoyar el desarrollo del ejercicio
3. Selecciona dos secretarios que tomen nota de las redefiniciones que se planteen en el grupo 
4. Permite que “El dueño del problema” realice una breve descripción de la situación, para que todos los participantes conozcan sus antecedentes, causas y contexto
5. Realiza una sección de preguntas y respuestas, para que el equipo aclare detalles del problema
6. Una vez aclaradas las dudas, inicie la sesión de redefinición. (Puede trabajarse con el grupo completo o formar subgrupos)
7. Formula el problema a tratar. Una opción de redacción fácil, usada en diferentes sesiones de ideación, es: Cómo + Verbo en infinitivo + Complemento
8. Traduce el problema en nuevos problemas, utilizando la fórmula del paso (Puede apoyarse en la metodología de lluvia de ideas)
9. Define conjuntamente ponderaciones a las alternativas generadas por el equipo, evaluando previamente su pertinencia 
10. Selecciona la alternativa con mayor peso y Listo!, tienes una nueva definición a tu problema, que servirá como fuente inspiradora para una sesión de Ideas – Solución.

¿Cuándo se requiere redefinir problemas?

● Cuando es necesario validar la definición de un problema
● Cuando la definición inicial a un problema es compleja
● Cuando se identifica que el problema definido no es el más relevante de solucionar
● Cuando la redacción del problema resulta confusa
● Cuando la definición del problema se encuentra en términos de soluciones y no de necesidades
● Cuando la definición del problema asigna culpas a un grupo específico

En Resumen

La adecuada definición de un problema es el paso obligado para su efectiva solución. Toma tiempo para implementar estos sencillos pasos, y estarás listo para descubrir y elegir mejores soluciones a problemas, con la tranquilidad de estar arrancando por el camino correcto.

Si tienes inquietudes sobre la aplicación de la metodología o quieres contarme cómo fue tu experiencia al aplicarla, no dudes escribirme a [email protected]