La retención en la fuente

EL 05/11/2015

"Toda empresa en le país está obligada a presentar declaración sin importar si está en beneficios de Ley 1429, si es nueva o vieja, grande o pequeña".

Repitan después de mi: 

1. La retención en la fuente no es un impuesto.

2. La retención en la fuente no es un impuesto.

3. La retención en la fuente no es un impuesto.

Es la vía como el estado anticipa un porcentaje de su recaudación, una de las formas que tiene para decirte que no confía en que vayas a pagar  tus impuestos y que el dinero de los empresarios está mucho mejor en sus manos que  en  las de la empresa. Discutible. 

La retención del impuesto de renta tiene el impacto más importante, toda empresa en le país está obligada a presentar declaración sin importar si está en beneficios de Ley 1429, si es nueva o vieja, grande o pequeña.

La periodicidad de este impuesto es anual, las compañías presentan su declaración entre el 4 y 5 mes del año registrando las operaciones del periodo  inmediatamente anterior. Lo que significa que el Estado debe esperar un año para obtener su recaudo, una espera no que no le agrada  pues vive en una situación de déficit crónico y permanente. 

Retención es que cada vez que la empresa tiene un ingreso susceptible de  incrementar su patrimonio, aparece el estado a tomar una porción de lo que debería corresponderle,  a través del propio pagador que descuenta un porcentaje para consignarlo en el siguiente mes, cumpliendo una obligación que en caso de incumplir tiene cárcel como sanción. Razonable teniendo en cuenta que el dinero que se apropia no es de un particular sino de la  nación que le confió su recaudo. 

No es un impuesto ya que esta retención no tiene un carácter definitivo, sólo se consolida hasta el final de ejercicio cuando la empresa puede ver si generó  ganancias o pérdidas. En caso de las primeras el impuesto a cargo se ve reducido en el valor de las retenciones certificadas y cuando se generan pérdidas el contribuyente tiene un saldo a favor que puede llevar a lo largo de los años o solicitar su devolución a la DIAN  pues en estricto sentido, esta tiene algo que no le corresponde. 

Supongamos  que Juliana tiene una empresa de asesorías publicitarias, en enero presenta una factura de 10.000.000 por honorarios:

HONORARIOS. Son los ingresos percibidos en dinero o en especie en desarrollo de una labor en donde el factor intelectual es determinante, y que se ejecute sin subordinación. Esta forma de pago es característica en la prestación de servicios profesionales, técnicos, etc.,

Valor

10.000.000

IVA (16%)

1.600.000

Total

11.600.000

 

Retención (11%)

1.100.000

 

VALOR PAGADO

10.500.000

 

  • El IVA no se tiene en cuenta para aplicar la retención

ESCENARIO 1: Juliana tuvo perdidas y no generó más ingresos, esta retención se convierte en un valor que le adeuda la administración a su empresa.

ESCENARIO 2: Si generó ingreso y su impuesto a cargo es de 3.000.000, puede solo consignar 1.900.000 pues la DIAN  ya tiene desde hace mucho 1.100.000 que le corresponde.

El porcentaje a retener no es una decisión  arbitraria del pagador, corresponde a los valores que la Ley ha determinado teniendo en cuenta el tipo de actividad, su estructura de gastos y lo que cree que va a generar más o menor utilidad. 

Ejemplos.

  • Arrendamiento de bienes muebles 4%
  • Diseño de páginas web y consultoría en programas de informática a declarantes de renta 3,5%
  • Loterías, Rifas, Apuestas y similares 20%

Las retenciones siempre son una pugna entre las partes pues como es natural el vendedor o prestador de servicios desea que se aplique la menor de las opciones, mientras que el pagador usará el concepto más conservador pues la sanción de no aplicar adecuadamente la retención es que su gasto no sería deducible, lo que en la practica lo hace un 33% más caro. 

Si le parece claro que la retención no es un impuesto, es porque tiene la claridad suficiente para entender que en muchos casos SI LO ES, esto para aquellos que bien por no presentar declaración de renta o por vivir en la informalidad no pueden tomar las  imputaciones anticipadas o los saldos a favor, convirtiendo el valor retenido en definitivo, no porque esa se su naturaleza sino porque nadie lo reclama.

La  retención es una mala idea si tenemos en cuenta las empresas que puntualmente pagan sus impuestos porque el dinero está mejor en manos de los particulares que en las del estado, al mismo tiempo es una herramienta muy importante en contra de los informales y evasores pues les obligan a pagar un poco de lo mucho que si contribuyen quienes formalmente operan en el mercado. 

Nos quejamos mucho del país, pero el país también podría quejarse mucho de nosotros, de los que no facturan, de los que presentan el RUT propio, de su esposa y dos hijos, de los que no pagan impuesto  y de los que no presentan declaraciones,  por todos ellos es que nos toca tener retención en la fuente.

Si desea más información sobre gestión o creación de empresa en Colombia Encuéntrenos en twitter @jsnoriegac, @glcinforma o en el correo  [email protected] o en el blog sobre impuestos para empresas.

*La información, cifras y contenido del presente artículo son Propiedad Intelectual de Gestión Legal Colombia Consultores. Cualquier copia del mismo sin prevía autorización del Divulgador (RevistaMprende) y del Creador (Gestión Legal Colombia Consultores S.A.S.) están prohibidas.

Foto: shutterstock