En busca de altos niveles de empleabilidad

EL 05/9/2015

Más que conocimientos técnicos o perfiles académicos muy altos, las empresas necesitan personas con aptitudes emprendedoras que incrementen sus niveles de empleabilidad.

El panorama de la empleabilidad en Colombia es preocupante, pues aunque haya oferta laboral, escasea el talento humano con características emprendedoras y la idoneidad para ocupar los puestos de trabajo en las organizaciones.

Según Juan David Tous Ramírez, Gerente de Comunicaciones de Manpower Group Colombia: “El nivel de empleabilidad en el país es complicado; es bajo”. Esta afirmación se soporta en la encuesta de escasez de talento a nivel mundial, la cual este año mostró que Colombia duplicó su problema para encontrar la gente idónea para los puestos de trabajo, es decir, antes se quejaba el 33% de las empresas encuestadas, ahora el 57% se quejan de que no encuentran el personal.

El mayor obstáculo que dicen tener las compañías para la empleabilidad es que las personas no tienen las competencias técnicas, es decir, que no se encuentra gente con las condiciones o los conocimientos técnicos para asumir los puestos. Pero no solamente sucede este fenómeno, Tous Ramírez afirma que existen razones mucho más complejas como la discriminación: “Hay personas que no son contratadas porque pasan de los 35 años de edad o por su raza, o hasta casos absurdos como que a la gerente no le gusta el color de sus ojos, o porque practica determinado deporte, factores culturales y sociales que estorban a la hora de la empleabilidad y eso es muy serio en Colombia”.

Otro aspecto relevante de las competencias técnicas tiene que ver con lo más básico que una persona debe saber para trabajar; por ejemplo, capacidad de leer y escribir; en Colombia hay problemas con la comprensión lectora, falta de atención, falta de dominio propio, y esto se hace visible en una entrevista laboral. Otras competencias importantes que tienen que ver con la actitud son: La capacidad de trabajo en equipo, la madurez y la inteligencia emocional; esta última es muy marcada en Colombia, pues en muchas ocasiones hay personas que no quieren recibir órdenes de alguien por orgullo, no quieren hacer un trabajo por ser “llevados de su parecer” y esas razones son las que más generan desfase entre oferta y demanda laboral, es decir, falta de empleabilidad.

Empleabilidad y emprendimiento

Si tomamos el emprendimiento, no solo como el proceso de crear empresa, ya que esta es solo una manifestación, sino que consideramos que una persona puede ser emprendedora sin necesidad de ser empresaria, y tomamos la definición de la RAE vemos que emprender es: Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro. Siendo así, las competencias emprendedoras tienen que ver entonces con identificar oportunidades, tener una visión global, pensamiento sistémico, y una serie de características importantes para cualquier fase de la vida (independiente de crear o no empresa).

A mayores competencias, habilidades, destrezas, características con las que cuenta una persona para acceder a un empleo, independiente del cargo al que aplica, mayor es su nivel de empleabilidad. En muchas organizaciones, cuando se realizan procesos de selección de personal, se detecta la ausencia de ciertas características en los aspirantes al cargo que dificultan tal proceso, aspectos relacionados con los hábitos, comportamientos, actitud hacia la vida, competencias emprendedoras, las cuales están más allá del conocimiento técnico, pues si se encuentra una persona con potencial, las empresas procuran capacitarla, pero la forma cómo se aplican esos conocimientos técnicos y las competencias que lo acompañan es lo que incrementa la empleabilidad de la persona.

La directora del Parque del Emprendimiento, Patricia Fuel considera que las competencias emprendedoras están íntimamente ligadas a la empleabilidad, entendiendo esta como las capacidades y habilidades que incrementan la posibilidad de obtener un empleo. “Creo que alguien que está buscando empleo, y en su formación académica desarrolló competencias emprendedoras, si no es su decisión crear empresa, sus atributos van a incrementar su nivel de empleabilidad. 

Hoy las compañías requieren personas que además de tener determinada profesión, aporten nuevas soluciones a los problemas existentes, tengan diferentes formas de hacer las cosas, busquen cómo agregar valor a la organización a la cual sirven, pues sin importar lo grande o pequeño sea su aporte lo que deba desarrollar lo hace como si fuera su propia empresa”, afirma Fuel.

En ocasiones, desde el momento en que se realiza la entrevista para emplear a alguien, se encuentra a un ser que no transmite pasión, que no hace una buena venta de sí mismo como empresa y esta actitud no convence al posible contratante. Eso explica también por qué unas personas ascienden más fácil que otras o permanecen más tiempo en las empresas. La directora de Parque E, manifiesta que: “Estoy convencida de que más allá de hacer el trabajo para el cual se le contrató, la persona con altos niveles de empleabilidad es alguien que hace propuestas, aporta, piensa, investiga y hace más de lo que se le pide”.

El fomento del emprendimiento debe incrementar el nivel de empleabilidad. Por eso es importante que las universidades fomenten las capacidades emprendedoras y así incrementar el nivel de empleabilidad de sus profesionales. Pero más allá del contexto académico queremos invitar a los lectores a la reflexión y a la acción: ¿Está usted dispuesto a tener una actitud emprendedora y subir su nivel de empleabilidad?

Foto Tomada de: shutterstock