Cultivar el cambio organizacional.

EL 06/29/2015

Generar cambios en el ámbito organizacional no necesariamente es tarea fácil; Sin embargo, visionarios, líderes empresariales y compañías de reconocimiento mundial, han logrado realizar transformaciones en su estructura, procesos y la forma de hacer negocios, propagando sus resultados a la compañía, su sector, la comunidad e incluso el planeta entero.

Identificar una oportunidad en 4 pasos para promover el cambio:

  1. Preguntarse, siempre preguntarse: el cambio generalmente proviene de cuestionamientos sobre la manera como la empresa hace las cosas.  Empiece por preguntas como ¿Por qué las cosas se hacen así?, ¿Existen otras formas de hacerlas?, ¿Se pueden implementar cambios en la manera como tradicionalmente se han realizado ciertos procesos?  No tema preguntarse y recuerde que cualquier persona, en cualquier nivel de la organización, se encuentra en las condiciones y capacidades de proponer, de visionar y brindarle valor a la compañía. Mantener los canales de comunicación abiertos con su equipo, puede resultar una efectiva alternativa para desafiar el Statu Quo, identificar nuevas oportunidades y reinventarse.
  2. Dar un paso a la vez: vea el cambio como un proceso, no pretenda hacerlo todo de un paso.  El llamado a la acción debe ser progresivo; empiece por usted como líder y expándalo hacia afuera.  No olvide que siempre en esos casos la herramienta más potente es el poder de influenciar y de inspirar.
  3. Actúe: En lugar de preguntar ¿Por qué otros no lo han hecho?, pregúntese ¿Qué puedo hacer yo? Ser promotor de cambio es tener iniciativa, para ello salga de su estado de confort, incremente sus competencias, aprenda cosas nuevas.
  4. Innove: las empresas tienen una tendencia natural a la estabilidad y al mantenimiento de los procesos a favor de la eficiencia; sin embargo, con mercados cambiantes, ser predecibles y mantenerse estáticos no es la mejor alternativa para estar avante. Atreverse a innovar y hacerle frente a la inercia, terminan siendo herramientas útiles para adaptarse al cambio y competir de manera acertada.

El ADN puesto al servicio del cambio. 4 actitudes – 4 rasgos

  1. Tenacidad: trabajar y persistir enfrentando ambientes inflexibles y cambiantes.
  2. Inquietud: buscar permanentemente conocimientos, conocer la organización y conocerse para enfrentar cualquier situación.
  3. Metas más que reconocimiento: definir metas, trabajar por ellas.
  4. Pensar colectivo: seducir al equipo alrededor de una causa, encontrar aliados en la cadena, como proveedores y clientes, y consolidar un grupo de verdaderos socios del negocio en función de una meta. Más allá de lo netamente rentable, se trata de objetivos de sustentabilidad, responsabilidad social y la implementación de acciones en beneficio de la organización, la comunidad y el planeta

Mientras trabaja por promover el cambio, busque adeptos y equipos de apoyo.  No se detenga ante obstáculos como el miedo, la resistencia, los imaginarios colectivos. Avance, apoye los cuestionamientos, la apertura, los riesgos. Patrocine, inspire, sea un cultivador de cambios.

“Este artículo ha sido patrocinado por P&G, todas las opiniones expresadas son del autor”