Crear destrezas para la gestión del riesgo.

EL 03/10/2014

Los factores exógenos a la compañía pueden afectar en buena medida el devenir de los negocios si no se cuenta con una adecuada gestión del riesgo. Pero, ¿Está su empresa preparada?, ¿Cuenta con las destrezas para afrontarlos?, conozca aquí como crearlas.

Afrontar riesgos hace parte sin duda de la cotidianidad organizacional, y contar con la inteligencia y los procesos adecuados, para no sucumbir ante las adversidades, terminan siendo claves para no vulnerarse y encontrar en medio del caos oportunidades, para ello:

  1. Monitoree su entorno: los factores macroeconómicos, avances tecnológicos y el comportamiento del sector además de brindarle información sobre tendencias, le permitirá identificar riesgos.  No se confíe, aun cuando sus estrategias comerciales y procesos sean los correctos, no pierda de vista su entorno para anticiparse al cambio.
  2. Planee por escenarios: defina diferentes panoramas, los optimistas, pero también los pesimistas; un buen método es respondiendo a preguntas del tipo ¿Qué pasaría si…?.  De la calidad de las preguntas, dependerá la calidad de las respuestas y planes de acción.
  3. Conozca su cadena de valor: identifique las relaciones claves para el desarrollo de su actividad: clientes, proveedores, colaboradores, insumos, procesos; esto le permitirá conocer su relevancia, incidencia y cómo pueden llegar a afectar la operación de la empresa en su ausencia.
  4. Establezca mecanismos de control interno: las auditorías internas son fundamentales a la hora de verificar los procedimientos al interior de la compañía. No tema ser medido ni monitoreado; recuerde que siempre será mejor encontrar hacia adentro los errores y riesgos, si no destapa las cartas alguien más lo hará por usted.
  5. Mantenga reservas: tener un colchón en activos como insumos y dinero líquido le permitirá  cubrirse frente a algunos riesgos.  Identifique en su industria cuál es su riesgo y cúbrase lo necesario para no padecer ante eventuales desabastecimientos o crisis.
  6. Asegúrese: la cultura del aseguramiento es fundamental en las finanzas corporativas y personales.  Cúbrase de riesgos incontrolables e invierta en tu tranquilidad.
  7. Innove: sí innove, aun cuando navegar en lo desconocido implica por sí mismo arriesgar, es mayor el riesgo de  no hacerlo.  “promueva a quien no tema explorar lo inexplorado”
  8. Y recuerde, gestionar el riesgo no es dejar de correr riesgos: no se paralice ni paralice a su organización, arriesgarse debe hacer parte de su ADN, pero hágalo de forma medida e informada. 

¿Cómo aborda su compañía los riesgos?, cuéntanos tu historia a [email protected] y en Twitter @PamEscobarN