Cinco claves para ponerle nombre a tu empresa.

EL 02/18/2014

Coca-Cola, Nike, Repsol, Apple... Recordar los nombres de estas famosas marcas nos resulta tan fácil como asociarlas a su imagen corporativa. ¿Verdad? Sin embargo, cuando empezaron, estas empresas tuvieron que enfrentarse a la misma decisión que un emprendedor cuando decide definir el nombre de su Startup.

Coca-Cola, Nike, Repsol, Apple... Recordar los nombres de estas famosas marcas nos resulta tan fácil como asociarlas a su imagen corporativa. ¿Verdad? Sin embargo, cuando empezaron, estas empresas tuvieron que enfrentarse a la misma decisión que un emprendedor cuando decide definir el nombre de su Startup.

El proceso de naming de una marca no es una ciencia cierta y métodos hay muchos; desde el brainstorming, hasta pasando por la unión de dos o más palabras que significan algo importante en el modelo de negocio de una empresa. Todas ellas son opciones válidas.

El abanico de posibilidades es muy amplio en cuanto a nombres posible se refiere, pero ¿cómo conseguir ser memorables, resumir en una palabra toda la filosofía de una empresa y especialmente, lograr ser recordados?

La consultora global de marcas, Brand Union, en el contexto de su investigación sobre Branding&Startups, ha definido las 5 claves en el naming de las startups a las que merecen ser puestas en el tablero:

1. Conceptos abstractos.- Según las estadísticas, una StartUp cambia su modelo de negocio 2,7 veces de media en los primeros años, hasta que finalmente encuentra el producto que su target está demandando. Por esta razón, el primero de los consejos es utilizar un concepto abstracto para la marca, no demasiado vinculado al producto en sí, para que mantenga su utilidad con el paso del tiempo incluso si el modelo de negocio falla.

Muchas de las grandes marcas, como Nike, Adidas, por citar algunas, no hacen referencia a su producto y no por ello tienen un nombre menos potente. Los nombres abstractos son limpios, vacíos, sin significados negativos en ninguna cultura, perfectos para dotarlos de nuevos significados.

2. Globales.- El concepto de StartUp y la escalabilidad de los negocios gracias a las nuevas tecnologías y el ecommerce, obligan a las empresas a utilizar nombres que sean comprensibles en cualquier cultura y país del mundo. El nombre debe ser pronunciable en cualquier idioma, tener musicalidad, buen sonido y ser fácilmente recordable en cualquier punto del planeta en el que nos encontremos.

3. Simples.- En la sencillez está el éxito. Especialmente cuando queremos que nos recuerden fácilmente. Además, las nuevas tecnologías y la importancia del espacio en Internet, nos recuerda que cuanto más breve sea nuestro nombre, más fácilmente ubicable será en la red. El nombre debe ser corto, simple, directo y estar preparado para optimizar su funcionamiento en este tipo de entornos.

4. Provocativos.- Una vez que cumplimos los requisitos anteriores, es necesario dotar a nuestra marca de un toque sugerente, que llame la atención y ante todo adaptados a los tiempos en los que nos encontramos, al entorno digital. Hemos de conseguir atraer la atención del inversor.

5. Sonoros.- Como ya avanzábamos, el nombre de la marca debe ser sonoro, tener musicalidad y con ello, lograr ser recordable. Tal y como afirman desde Brand Unión: "En el ADN de las StartUps están presentes conceptos como innovación, flexibilidad, adaptabilidad, dinamismo y originalidad. Consonantes como X, Y, W, Z, K, simbolizan estos conceptos y aportan significados a los nombres que componen, dotándoles de atractivo, contundencia y carácter."

Si conseguimos coherencia en nuestro nombre, marca y producto o servicio, nuestra StartUp habrá superado una de las primeras y definitivas pruebas de fuego, para entrar con éxito en el mundo de los negocios.