8 claves para crear cultura empresarial.

EL 11/10/2014

Hoy más que nunca, el componente humano en las organizaciones ha cobrado mayor relevancia; más allá de ejecutores de actividades y procesos, son los verdaderos movilizadores y generadores de cambio.  Trabajar desde su potencial y cultura, la clave para negocios exitosos.

Y es que sin duda, el factor humano permea de manera positiva o negativa el quehacer organizacional; de allí que, generar cultura es hoy una tarea con igual preponderancia que la de conquistar nuevos mercados, aumentar las ventas o generar utilidades.

8 claves te permitirán crear un escenario, en donde el buen clima laboral y las visiones compartidas y de consenso, son los pilares para crear y mantener la cultura empresarial.

  1. Empoderamiento: dar voz y fuerza a los colaboradores, considerar sus opiniones e integrarlos a la gestión y evolución de la organización, permitirán una participación activa en la construcción de la cultura; promoviendo equipos de trabajo autogestionados y propositivos.
  2. Liderazgo Positivo: la honestidad, el buen trato, el trabajo con disciplina, a la luz de los valores, generan ambientes de admiración y confianza. Una gerencia desde el ejemplo, donde el equipo decide seguir a su líder por convicción, y replica las acciones y comportamientos desde él impartidas.
  3. Comunicación: generar un ambiente que apoya y nutre la comunicación a todos los niveles, permite identificar dificultades de manera preventiva y tomar acciones proactivas.  Además promueve relaciones honestas y bloquea “Comentarios de pasillos”, que distorsionan la información y deteriora el clima organizacional.  No olvide que con la comunicación no sólo se describe el mundo, también se crea.
  4. Gratitud: en ocasiones olvidamos que, más que procesos y equipos, el éxito organizacional se da en gran medida por su talento humano; fomentar la gratitud entre todos sus miembros, crea un escenario de cordialidad y es un motor motivador para continuar haciendo las cosas bien.
  5. Coherencia: lo que se dice y lo que se hace debe guardar absoluta relación.  Cuando se habla de valores y códigos de comportamiento, su vivencia debe migrar de los procedimientos y políticas a lo conductual; y en ello, los jefes y líderes deben ser el ejemplo constante de la cultura que se desea crear y estimular.
  6. Asertividad: Saber manejar adecuadamente los conflictos, e intervenir de manera oportuna a los comentarios que se gesten, en escenarios formales e informales,  permitirá neutralizar y definir reglas claras para una comunicación constructiva, sin afectar el clima organizacional.
  7. Cultura empresarial un tema de todos: más que una misión, visión y valores, sujetas de una pared; la mejor manera de vivir la cultura es desde el comportamiento de las personas que integran la organización. La cultura debe ser de conocimiento general, debe guardar similitud con los patrones de comportamiento del quehacer organizacional; involucrando a todos es su creación y renovación, cuando a ello hubiere lugar; debe vivirse en la forma de hablar, de abordar los clientes internos y externos, en la manera de pensar, en los imaginarios colectivos y el establecimiento de relaciones.  La tarea de hacerla y perpetuarla es de todos.
  8. Alinear la cultura empresarial con los procesos de enganche laboral: no sólo la preparación académica, las habilidades técnicas y la experiencia, son elementos a evaluar a la hora de contratar; es importante vincular a la organización personas que cuenten con  perspectivas, valores y miradas alineadas a la cultura empresarial.

Tomar los pasos necesarios hacia la creación de una cultura empresarial contribuye, no sólo a un buen clima laboral, sino también al aumento de la productividad, menor rotación, miradas de consenso, empleados motivados y positivamente comprometidos; un trabajo de todos y en beneficio de todos.

Si ya lo has hecho, cuéntanos tu historia a [email protected] o en twitter @PamEscobarN.