10 claves para descubrir ideas desde lo cotidiano: De pequeñas victorias a ideas brillantes

EL 07/4/2015

El pensamiento creativo nada tiene que ver con complicadas fórmulas y algoritmos, pero si por el contrario con el deseo y la capacidad personal de asumir riesgos, probar e incluso fracasar. 

Seguramente muchos de ustedes se han preguntado cómo, emprendedores y empresarios de la talla de Jeff Bezos de Amazon, Steve Jobs de Apple, Larry Page y Sergey Brin de Google, han dado rienda suelta a ideas y modelos de negocios disruptivos; cambiando los hábitos de consumo, e incluso los hábitos de comportamiento y la historia.  Esta sencilla guía le permitirá descubrir en lo cotidiano el enorme potencial, para migrar de pequeñas victorias a ideas brillantes. 

El entorno ofrece un sinnúmero de alternativas y respuestas, y con ello la posibilidad de validar nuevas ideas y conceptos; muchos empresarios de éxito así lo entendieron y con un enfoque de pensamiento creativo han logrado cambiar el curso de los negocios. 

El pensamiento creativo nada tiene que ver con complicadas fórmulas y algoritmos, pero si por el contrario con el deseo y la capacidad personal de asumir riesgos, probar e incluso fracasar.  Muchas de las grandes ideas de la historia empresarial, no han sido grandes en una primera etapa; han sido el producto de iterar, de redescubrir cosas en el camino recorrido, de reinventarse.  Y aun cuando han existido casos de negocios que al primer intento “La sacan del estadio”, son muchos más los provienen de procesos incrementales. 

Las pequeñas victorias son justamente eso: la posibilidad de experimentar y, de manera incremental, convertir una idea creativa, en una idea brillante, en un modelo exitoso; para ello incorpore en su estrategia estas 10 banderas:

  1. Pruebe: tenga apertura, experimente; ponga a prueba su idea, pero también, póngase usted a prueba. 
  2. No tema al fracaso: Pero, sobre todo, no se quede en el fracaso, identifique en cambio el camino que éste le traza. Aprenda de todos los resultados.
  3. Defina límites: tenga claro cuánto está dispuesto a perder.  Tener claro el costo de oportunidad le permitirá tener en perspectiva cuánto sacrificará, pero también cuánto ganará.
  4. Estimule la creatividad con alegría: busque y promueva ambientes alegres, que le brinden tranquilidad y comodidad. Liberarse de tensiones, permite también liberar su estado mental más creativo.
  5. Desagregue: persiga el gran botín, pero hágalo paso a paso. Desglose su idea en pequeños proyectos, esto le permitirá hacerla grande orgánicamente.
  6. No se aferre: tenga en cuenta que la idea inicial puede mutar o simplemente no funcionar, manténgala consigo o descártela rápidamente; tenga en cuenta que entre más rápido la deseche, más rápido comenzará con una nueva.
  7. Curiosee, pregunte todo el tiempo: observar y preguntar son valiosas fuentes de información y proporcionan las respuestas que usted requiere para refinar su idea. 
  8. Absorba conocimientos de todo y de todos: sumérjase en su entorno, investigue, conozca. Escuche atentamente para encontrar nuevas oportunidades y aprendizajes.
  9. Busque victorias tempranas: realice pruebas pequeñas y pivotee su idea, esto le permitirá identificar qué funciona y qué no, para continuar el camino o reorientar lo planes.
  10. Sea flexible: las pequeñas pruebas le permitirán aprender y, de ser necesario reorientarse. Cambie el curso de su idea, si los resultados así se lo indican, es allí justamente donde esas pequeñas pruebas, se constituyen en pequeñas victorias, allanando el camino hacia el éxito. 

Y Tú, ¿Cómo descubres ideas desde lo cotidiano?, cuéntanos tu fórmula a [email protected] y en Twitter a @PamEscobarN 

Foto: Shutterstock