¿Cómo crecer sin fracasar?

EL 07/7/2016

Crecer solo con deuda incluso aunque no parezca arriesgado puede ser peligroso

Por instinto todas las grandes empresas, las pymes y e inclusive las personas tienden a ser mejores y a crecer más, Lo que por inercia los puede llevar a un crecimiento irracional que los conduzca al fracaso, confunden ganar participación en el mercado con generar utilidades. Antes que generar riqueza en el corto plazo las empresas tienen que ser viables y tener clara la misión de perdurar en el tiempo, pero algunos no tienen claro si crecer es tener muchos empleados, generar más rentabilidad marginal o vender mucho así sea en detrimento del cliente o de las utilidades o si es generar valor para los accionistas.

 Un ejemplo de ello fue el auge en el país de la década de los 90´s en la construcción en el que a los constructores se les olvidó que el negocio no era solo generar utilidades a corto plazo sino también perdurar en el tiempo o los mismos gobiernos que desvían su función en inversiones de finca raíz. Reitero, muchas veces los gerentes no saben si están creciendo a la quiebra sin tener en cuenta la sostenibilidad en el largo plazo. En su actividad diaria no perciben problemas de liquidez que hacen inviables sus empresas y las pueden llevar al cierre, pero la constante obsesión por ganar participación en el mercado vendiendo más a cualquier coste los hace incurrir en pagos de intereses que se llevan una gran la tajada de la utilidad, a descuidar a los clientes verdaderamente importantes y a incrementar los costos sin medir el riesgo para la empresa en un futuro.

En el crecimiento hay una tendencia a aumentar las inversiones, los activos fijos y las cuentas por cobrar sin percatarse que su punto de equilibrio esta cada vez mas lejos por los sobrecostos. La liquidez de la empresa llega a un punto que se ve comprometida por el flujo de caja y se asfixia aunque las ventas sean prosperas.

Hay diferentes fuentes de financiación - retener utilidades, vender más, aumentar el capital o endeudarse. La tendencia general por falta de alfabetización financiera es utilizar ésta última, de allí el dicho "empresarios ricos empresas pobres"
 

El problema del crecimiento está estrechamente amarrado a la liquidez y a un crecimiento sostenible que se logra con inversión y operaciones moderado. Crecer solo con deuda incluso aunque no parezca arriesgado puede ser peligroso. Las franquicias, alianzas o el outsoursing son alternativas para reducir los riesgos al crecer.

Según la ANIF y FEDESARROLLO en Colombia solo el 17% de las empresas se financia a largo plazo con montos moderados que miden el riesgo, por eso aunque al exterior muchas empresas se ven prosperas interiormente pueden estar desahuciadas trabajando solo para los bancos.

Para compañías de mercados masivos como Coca Cola o Pepsi entre mas participación en el mercado logran más costoso les es ganar terreno por que el aumento en los plazos de pago y la guerra de precios debilitan su rentabilidad. También vimos como Orbitel creía estar generando valor dejando de lado que para lograrlo tuvo que invertir recursos importantes  en capital sin tener en cuenta el costo de oportunidad (la mejor alternativa posible). Las empresas en su afán por crecer se involucran en actividades distintas a sus competencias y se distraen de su objeto de negocio. Es mejor mirar otros segmentos de mercado y ser selectivos al escoger los clientes más rentables, dejando los malos clientes a la competencia. Los empresarios creen que crecer más siempre es mejor. Contrario a ello la teoría sugiere que el crecimiento no es algo para maximizar, sino para proyectar en el tiempo.

Cuando una empresa es financieramente sólida es competitiva y puede trabajar a menores costos, como consecuencia puede ofrecer precios atractivos a sus clientes y ganar participación en el mercado sin que sea de una forma artificial. El verdadero crecimiento es que la empresa perdure.