La fórmula de la administración del dinero

EL 05/20/2013

Para alcanzar el éxito financiero se requiere tener una buena habilidad para la administración del dinero. La forma en que administras hoy tu dinero puede estar acercándote o alejándote de tus metas financieras. De nada sirve tener ingresos altos si no se administran adecuadamente. Muchos profesionales con ingresos considerables tienen dificultades económicas por su reducida capacidad para la administración del dinero.

Algunas personas consideran que no es importante administrar bien su dinero dado que no tienen mucho que administrar. Pero independientemente de la cantidad de dinero que tengas que administrar mensualmente vale la pena hacerlo bien. Esperar a estar libre de deudas o a tener mucho dinero para prestarle atención a este tema, es igual de lógico a pensar que vale la pena empezar la dieta o hacer ejercicio cuando adelgaces 10 kilos. Primero es necesario hacer una buena administración del dinero y luego se tendrán los resultados.

El reto de la administración del dinero es muy fácil de superar si se tienen las herramientas adecuadas para hacerlo. T. Harv Eker propone un método de administración del dinero sencillo que ha sido probado exitosamente por muchos de los asistentes a sus seminarios. El método consiste simplemente el dividir el dinero que ingresa en varias cuentas con el fin de atender todas las necesidades que tiene una persona.

Este método contempla seis cuentas:

  1. Cuenta de la libertad financiera: A esta cuenta debe dirigirse el 10% del ingreso. Recomiendo personalmente que esta cuenta sea una cartera colectiva de un riesgo moderado. El objetivo es constituir un fondo que nunca se debe gastar, únicamente sus intereses. Es cómo crear una gallina de los huevos de oro, para nunca comerse la gallina sino sus huevos.
  2. Cuenta para el juego y la diversión: Con el fin de alcanzar un equilibrio debe destinarse a esta cuenta también un 10%, con el fin de destinar siempre una parte del dinero que recibes a disfrutar de los mejores placeres de la vida; de esta manera ni la culpa por derrochar ni el aburrimiento por no poder hacer nunca actividades divertidas te van a sabotear.
  3. Cuenta de ahorro a largo plazo: otro 10% debe ir a esta cuenta. Además de los aportes a la seguridad sociallegalmente son obligatorios, destinar un porcentaje de tus ingresos para ahorrar con el fin de gastar en tu momento de retiro es una jugada muy inteligente que tiene  asociados unos beneficios tributarios interesantes.
  4. Cuenta de formación: Un 10 % de tu ingreso debería ir a esta cuenta, con el fin de que estos recursos se dediquen al pago de seminarios, talleres, reuniones de networking, libros, etc, que te permitan incrementar tus conocimientos en temas de tu interés y asuntos relacionados a la administración del dinero, inversiones, ahorro, etc.
  5. Cuenta de donaciones: Con otro 10%, las donaciones pueden ser una manera adecuada de darle equilibrio a tu vida material con tu desarrollo espiritual. No importa si deseas contribuir a tu iglesia, a una fundación, una obra caritativa, etc, lo importante es que con tu apoyo estarás haciendo un aporte importante a la superación de grandes retos sociales, incrementando tu sentido de satisfacción personal.
  6. Cuenta de necesidades básicas: finalmente tus necesidades básicas como alimentación, transporte, vivienda, etc. sólo deberían requerir el 50% de tus ingresos.

Aunque este es el método propuesto por este autor, no es una camisa de fuerza. Cada cual puede diseñar un método que se acomode a sus necesidades personales, modificando porcentajes o incluyendo cuentas. Lo importante es que se genere el hábito de la administración que traiga como consecuencia un desarrollo integral que te acerque a tus  metas día a día.