5 reglas de oro para manejar sus finanzas personales

EL 06/1/2014

“Cuida tus centavos que de los pesos me encargo yo” es un adagio popular que, hoy en medio de ambientes inciertos y remesones de grandes imperios económicos, llaman a la reflexión y al buen uso de los recursos.

“Cuida tus centavos que de los pesos me encargo yo” es un adagio popular que, hoy en medio de ambientes inciertos y remesones de grandes imperios económicos, llaman a la reflexión y al buen uso de los recursos.

 

No se requiere ser todo un experto en finanzas, administración o economía para manejar el dinero, mucho menos herramientas complejas de cálculo o conocimientos avanzados; la realidad es que en el mundo de las finanzas personales, las decisiones proactivas y responsables hacen parte de dinámicas comunes al ser humano como comer, estudiar, divertirse, adquirir vivienda, en fin, optar por una u otra opción de compra.

En este sentido, la educación financiera termina siendo una herramienta útil para el desarrollo de habilidades y conocimientos prácticos, sobre procesos básicos como el crédito, el ahorro, la planeación de los ingresos y gastos, y finalmente la administración adecuada de los recursos. Por ejemplo cada vez es más fácil realizar un pronóstico acertado de sus finanzas personales, una herramienta fundamental es el simulador de créditos realizado por el Fondo Nacional del Ahorro ingresando allí podrá simular créditos para educación, vivienda y podrá estar a un paso más cerca de cumplir sus sueños.

Tomar la decisión de protegerse y manejar mejor el dinero está al alcance de todos, 5 reglas de oro, 5 pasos más cerca hacia la tranquilidad financiera:

  1. Definir una meta: en el mundo de las finanzas personales nada parte sin una meta; así que tómese el tiempo de definir un objetivo, para luego identificar su alcance, los pasos necesarios para lograrlo y el lapso de tiempo requerido.  ¿Qué quiere?, ¿Qué necesita? Son preguntas que le permitirán trazar su plan, hacia la adquisición de un carro, una casa, un viaje, ropa, capital de trabajo para un negocio, estudio, y demás decisiones que impliquen la inversión de recursos.

  1. Planear para alcanzar el propósito: luego de definir la meta o metas, el siguiente paso es priorizar y responder a preguntas como ¿En cuánto quiere lograr su objetivo?, ¿Cuánto le cuesta?, ¿Qué ingresos requiere destinar?, esto le permitirá organizarse un poco mejor y determinar los recursos necesarios, durante el periodo definido para lograr su propósito; además de identificar los rubros en los cuáles es posible realizar algún tipo de ahorro, aumentando el dinero disponible en función de su meta.

  1. Presupuestar ingresos y gastos: cumplir con los compromisos diarios y responder con el servicio a la deuda, son solo algunas de las aristas en el mundo de las finanzas personales.  Así que aun cuando crea tener absoluto control del tema, tómese el tiempo de elaborar su propio presupuesto, respondiendo a preguntas como ¿Cuánto gana?, ¿Cuánto gasta?, ¿Cuánto le queda?. Sólo conociendo en blanco y negro este panorama, podrá tomar verdaderas riendas de sus finanzas.

  1. Proteger sus ahorros: tener tan a la mano los recursos puede hacerle caer en tentaciones, así que aleje de sus impulsos o de manos inescrupulosas su ahorro.  Identifique la oferta institucional para mantener a salvo su dinero y el portafolio de ahorro disponible.  Tenga en cuenta que existe un sinnúmero de ofertas: ahorro programado, fiducias, entre otros, y que no siempre la cuenta de ahorro es la única alternativa.

  2. Indagar sobre otras alternativas financieras: La meta definida le indicará el camino a trazar para su consecución, en el que sin duda el ahorro es el punto de partida; sin embargo, es importante tener en cuenta que dependiendo del propósito, en ocasiones será necesario adquirir créditos, en especial para bienes como la vivienda, vehículo o el montaje de un negocio; así que conozca la oferta, infórmese sobre el portafolio y busque los recursos que mejor se adapten a su capacidad de endeudamiento y de pago.  Recuerde que el crédito debe ser el canal para lograr metas importantes, no un dolor de cabeza para usted y los suyos.