Barras proteicas a base de aguacate y guayaba

EL 11/23/2018

Los campesinos de Anolaima se atrevieron a innovar

Asociaciones de productores agrícolas del municipio de Anolaima desarrollan un proyecto de aprovechamiento integral de los frutos, en aras de optimizar las utilidades de las cosechas y fomentar el desarrollo local. El proyecto se lleva a cabo con el apoyo de la Fundación Universitaria Agraria de Colombia, quienes orientan a los productores en términos de Buenas Prácticas de Manufactura, caracterización fisicoquímica y transformación de alimentos.

Anolaima, siendo conocida como la capital frutera de Colombia, representa una gran oportunidad para innovar en el campo puesto que los agricultores están abandonando el campo porque la utilidad es muy mala y además son más las frutas que se desechan, por diversos factores, que las vendidas para el consumo. Esto teniendo en cuenta que no les están pagando los justo.

De esta manera, se han realizado capacitaciones a los productores en términos de almacenamiento  y transporte de los frutos (distribución, temperatura y condiciones de humedad) de tal manera que no se vea a afectada la calidad del mismo y así evitar pérdidas.

Además están los productos en proceso de formulación que son las barras de cereal con aguacate y las barras de guayaba. “El propósito es aprovechar integralmente los frutos y reducir el desperdicio, por ejemplo en el caso del aguacate usualmente se pierde la semilla y la cáscara; por ello, en el proyecto se están empleando las semillas como una harina que se está incorporando en la barra, aprovechando los efectos antioxidantes de las mismas” señala Jhoana Colina, docente de Ingeniería de Alimentos de la Uniagraria.

En el caso de las barras de guayaba se está aprovechando integralmente el fruto: la cáscara se está confitando en pequeños pedazos, la pulpa funciona en forma de bocadillo para compactar los cereales, al igual que las semillas, que se emplean en forma de harina.

“Estamos contentos haciendo la prácticas experimentales con nuestros productos. Hemos experimentado los procesos. iniciando por la limpieza y selección de la fruta, ver los indicadores y elementos, midiendo tiempo y conociendo las capacidades del producto. Hicimos granola de bocadillo con quinua y maní que después de experimentar con co formular quedando muy exquisita”, afirmó Pablo Sierra Roso, agricultor.

Actualmente, estos productos están en las evaluaciones sensoriales de las formulaciones para definir el proceso y la barra definitiva. El objetivo final como afirmó el agricultor Pablo Sierra es que “confiando en dios podemos montar nuestra planta procesadora de frutos situada en Anolaima”. Para lograr este objetivo, los productores cuentan también con el apoyo de un consultorio jurídico y contable por parte de la institución educativa.