Miguel Rengifo, uno de los emprendedores más jóvenes de Colombia.

EL 08/14/2014

Por Rafael Caro Suárez-MinTIC

A los 12 años de edad ya tenía claro su rumbo: la tecnología. Hoy, a los 18, dirige su propio emprendimiento, Script Media, con el apoyo de Vivelab Cali y el Ministerio TIC. En septiembre lanzará ‘Búscame’, su primera aplicación, que georreferencia artículos y productos en almacenes y tiendas en la ciudad del usuario. Presentamos su historia en el marco de la ‘Semana de la Juventud’ que organiza el Gobierno Nacional del 11 al 17 de agosto.

Visto de reojo, sentado en su escritorio mientras golpea vigorosamente el teclado de su computador portátil, Miguel Rengifo parece un niño absorto en sus videojuegos. Tiene 18 años, y aunque luce como un enjuto adolescente, desde hace un año dirige su propio emprendimiento: Script Media, una empresa de desarrollo de contenidos digitales que cuenta con el apoyo de Vivelab Cali (laboratorio de creación de software) y el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC). Es uno de los emprendedores más jóvenes de Colombia, que presentará en septiembre su primera creación digital, ‘Búscame’, con la cual espera ayudar a muchas personas en su natal Cali y en todo el país.

No es difícil darse cuenta de su febril pasión hacia la tecnología. Cuando se sienta frente al computador, abre los ojos y arquea las cejas como avizorando maravillosos descubrimientos; se frota las manos y hace crujir los nudillos de sus dedos con implacable nerviosismo; mira de un lado a otro y sonríe como un impúber que acaba de acometer una travesura; luego se pone de pie y corre hacia sus compañeros  y entonces, en el escritorio donde dice “Lluvia de ideas”, comparte las innovaciones que servirán de sustento a la implementación de aplicaciones digitales.

Hay días en que lleva a cuestas los lastres propios del trabajo, cuando irrumpen como sombras tenebrosas: hambre, cansancio, estrés. Pero esto no detiene a Miguel: su poder creativo se alimenta de la inagotable energía de su juventud. Eso piensa Alexis Corrales (21), gerente de proyectos de Script Media. “Trabajar al ritmo de Miguel es agotador, porque es muy inquieto y siempre llega con ideas nuevas”.

“Acá no hay que ser un genio. La clave está en el esfuerzo y la consagración”. Así responde Miguel a quienes le preguntan, mirándolo directo a sus gafas enormes, si él es un super dotado de las TIC. Les explica que gracias a su disciplina, él y sus socios (José David Giraldo, Alexis Corrales, Manuel Caicedo, Juan Camilo Loaiza, Cesar Tapasco, Valentina Medina, Alba Campo, Andrés Felipe Arteaga y Viviana Delgado, su mamá) finalizaron su primer desarrollo: 'Búscame', disponible desde el próximo mes en las tiendas IOS y Google Play.

En un mercado saturado de aplicaciones digitales, donde –según datos de The Sociable y Statista– en Google Play, Apple App Store y Windows Phone hay más de 2 millones de aplicativos, un nuevo producto debe tener un plus para destacarse en este vasto océano virtual. Según Miguel, ‘Búscame’ “ayuda a encontrar artículos de acuerdo a las necesidades del cliente. En el caso de la ropa, por ejemplo, se basa en datos como presupuesto, tallas, colores y referencias”. Con la información suministrada por el usuario –añade–, se ubica por GPS el centro comercial o almacén donde se consigue dicho producto.

“Nos gusta desarrollar aplicaciones útiles, con impacto social”, sentencia Miguel. Este principio va de la mano con los objetivos del MinTIC y su Plan Vive Digital 2014-2018: convertir a Colombia en líder mundial en desarrollo de contenidos digitales: “Un smartphone no sirve de nada sin aplicaciones que proporcionen servicios y valor agregado”, opina Diego Molano Vega, Ministro TIC.

El Ministerio TIC resalta la historia de este muchacho, justo en el marco de la ‘Semana de la Juventud en Colombia’ que se realiza del 11 al 17 de agosto; esta iniciativa del Programa Presidencial Colombia Joven que busca activar la participación y compromiso de todas las entidades e instituciones que tienen que ver con juventud.

Así se forja un emprendedor

Quien no haya advertido su apariencia de niño travieso, pensaría que Miguel es un empresario versado en los negocios TIC. La realidad es que este joven ha tenido que esforzarse mucho para hacer realidad su sueño de ser un empresario digital: “Lo más complicado es la monetización de las apps, es decir, mercadear servicios. Lo complejo de vender tecnología es que las soluciones son vistas como algo intangible; la gente no se da cuenta a primera vista de las utilidades que traerán a sus empresas”, advierte.

Por eso, su mamá decidió ayudarlo: “Él crea aplicaciones, yo me encargo de la parte gerencial. Hace un año lo acompaño en este nuevo camino, porque él me aseguró que quería ser emprendedor, que su meta era construir empresa”, afirma. Ella y Valentina Medina son las encargadas del mercadeo; no lo han hecho mal, pues ya han finiquitado negocios con empresas vallecaucanas como Emcali, Quest Jeans, Taxseguro y Ciudadanos Activos.

Miguel nació el 5 de marzo de 1996. Su familia lo define como “un muchacho pilo, juicioso, el orgullo de los Rengifo Delgado”.  Su mamá lo vio diferente a los niños de su edad: “Siempre andaba sediento de conocimientos nuevos, aunque no necesitaba comer libro sino escarbar en un lado y en otro para sacar sus propias conclusiones. Yo creo que nació con el chip de la tecnología”.

Haber crecido en La Buitrera, barrio campestre de Cali, lo alejó de las calles y del frenesí urbano. En su cuadra no encontró niños para jugar; por eso se refugió en la tecnología. “Desde pequeñito lo vi interesado en los computadores. Eso me preocupaba, entonces le dije que no se la pasara metido en las redes sociales ni en actividades perniciosas", recuerda la madre. Lo que le respondió su hijo, la desconcertó: “Vea mami, yo no estoy perdiendo el tiempo en bobadas, lo que estoy haciendo aquí es a lo que quiero dedicar toda la vida”.

El tiempo evidenció que Miguel no bromeaba: a los 14 años, participó en un concurso de juegos de video que organizó la Universidad Javeriana de Cali, cuando cierto día, en su colegio San Francisco de Asís el coordinador académico le notificó que buscaban participantes para el Concurso Intercolegiado de Desarrollo de Videojuegos. Como no sabía de programación ni desarrollo de software, asistió a un seminario donde adquirió los conocimientos básicos y así pudo diseñar ‘La Batalla de Cartagena’, juego cuya dinámica era destruir barcos y soldados de las tropas enemigas para  salvar al Castillo de San Felipe de la inminente invasión; a su corta edad, recibió una mención de honor.

Como no tenía acceso a la tecnología, Miguel tuvo que arreglárselas para aprender. Tenía 12 años, y para aprender a utilizar computador, recurrió al de su tía Betty. “Entre mis primos fui el último en tener ordenador. Me tocaba ir a la casa de mi tía para calmar la fiebre”, evoca, mientras sonríe al recordar que ella pensaba que él iba a hacerle la visita.

Le agradece al MinTIC por la ayuda que le han dado: “Me han ofrecido conocimiento, nos han prestado equipos de alta gama, nos han impartido tutorías y conceptos de mercadeo web”, asegura. Además de ‘Búscame’, Miguel sigue hoy trabajando con sus socios, desde la oficina asignada en el Vivelab Cali, laboratorio donde ‘cocinan’ a fuego lento aplicaciones con las que esperan próximamente conquistar el mercado local, el nacional, y con algo de suerte y paciencia, los mercados foráneos.