Germán, un gestor de cambio desde lo público

EL 06/26/2015

Hablar con Germán fue la posibilidad de descubrir como desde el rol de un cargo público se pueden hacer la cosas diferentes. 

Caminar por Chapinero es encontrarse en pocas cuadras con la mixtura de Colombia. En una localidad que tiene la ebullición de estar en el corazón de una Bogotá que se nutre de la variedad de las: personas, restaurantes, empresas, universidades, iglesias que hacen de este pedazo de Bogotá un lugar muy atractivo para todos. 

Actualmente la localidad 2 de Bogotá cuenta con cerca de 137.000 habitantes y una población flotante de 1.500.000 personas. Centros de emprendimiento como Tecnoparque, el SENA, Wikideas e Impact Hub Bogotá también es una localidad que lidera el cambio y que es emprendedora en sí misma.

Llegamos a Germán Ricaurte porque desde lo público ha demostrado que el emprendimiento tiene retos y obstáculos, que sobre todo son impuestos por la competencia o quienes (empresarios o políticos) mantienen el status quo, pero que con tenacidad y la motivación suficiente el emprendedor puede marcar la diferencia y renovar las dinámicas de la sociedad en el ámbito que se desenvuelve.

Así Germán a su temprana edad es el Edil más jóven de Bogotá en la localidad de Chapinero ( donde empieza a gestarse el emprendimiento en mayor medida por tener la concentración de lugares que promueven el emprendimiento de gran impacto en la capital del país) y en este momento, el candidato que pretende renovar el Concejo de Bogotá de quienes han detentado ese cargo ya por muchos años, además de liderar la campaña a 11 candidatos a Edil en diferentes localidades de Bogotá.

Lo anterior, constituye un digno objetivo de entrevista que plantea una exaltación al talento de los emprendedores y el ecosistema del emprendimiento que al fin y al cabo es promovido y determinado por personajes como German Ricaurte, quien a continuación nos respondió unas preguntas.

Gustavo Orjuela: Germán, usted cierra los ojos y ¿Qué país se imagina en los próximos años?.

Germán Ricaurte Me imagino un país que finalmente logre un acuerdo de paz, en el que vivan en armonía los diferentes actores del país.  Hay que superar lo que Colombia ha vivido en los últimos 50 años y seguir adelante.

Me imagino un país que deja de invertir en la guerra para invertir más en la educación, en la salud, en la investigación y la innovación. Hay estudios que indican que el país ha dejado de crecer casi el 2% del PIB anualmente por culpa de esta guerra.

GO: ¿Cómo comenzó su vida política?

GR: Yo creo que somos parte de una generación que quiere hacer algo por el país y que está cansado de ver que las cosas no funcionan bien. Tomé la decisión de hacer algo, de aportar desde donde podía al país y creo que la política es la principal herramienta para lograr cambios de gran escala. En mi familia nunca nadie ha hecho política, incluso no les gustó mucho la idea pero me han apoyado.

GO: ¿Cuál fue el primer paso?

Germán Ricaurte Estaba en el colegio en décimo grado y quería acercarme a la política, así que me involucré como voluntario por tres meses en una campaña al Senado. Cuando esa campaña termina, comienza la campaña de Juan Manuel Santos y soy voluntario en el equipo de juventudes.

Luego tomé la decisión de aspirar a ser edil. Toda la vida había vivido en Chapinero, entonces conocía la localidad y sus problemáticas específicas y comencé a asistir a la Junta Administradora Local. Pero el primer paso era obtener el aval del partido y mis posibilidades eran muy reducidas, pues no venía de una familia política ni contaba con respaldo político. Ese año el partido liberal decidió hacer una consulta popular para escoger los candidatos a Ediles, por primera vez, eso era histórico. Se inscribieron 22 personas y sólo había 7 avales para ser candidatos del Partido Liberal. Voy a la consulta y gano con 178 votos, con la primera votación entonces obtuve la cabeza de lista para las votaciones. Inmediatamente después afronté las elecciones de autoridades locales del 30 de octubre de 2011 y obtuve el respaldo de 1.730 personas, lo que me permitió llegar a ser Edil de Chapinero.

He descubierto que las campañas costosas son las que compran votos, pero cuando uno hace política transparente son mucho más económicas. Hicimos una campaña en la calle, hablando con la gente.

GO: ¿Usted siente que ha logrado cambio en las dinámicas de la política? 

GR: Sí, estamos haciendo cambios en la política bogotana. Llegué a ser edil a los 19 años y entramos mostrando que se puede hacer una política decente. Mi proceso muestra que las personas jóvenes pueden llegar a cargos públicos haciendo las cosas bien. Nosotros estamos dispuestos a perder unas elecciones antes que continuar con las mismas prácticas de la política tradicional. Por eso vamos a seguir trabajando y participando en la política de la ciudad de la misma manera, sin repartir lechona, sin comprar votos, sin prometer lo que no podemos cumplir.