De los bumpers para carros a la construcción de fachadas

EL 11/23/2017

Nortther ha convertido las ideas de arquitectos y diseñadores en propuestas innovadoras

Detrás de toda idea de negocio hay una historia de perseverancia, ensayos, errores y grandes hallazgos. Este es el caso de María Camila Peñuela y Sergio Muñoz, dos ingenieros industriales, quienes probando terminaron encontrando en los materiales compuestos por la unión de fibra de vidrio con otros insumos, un modelo de innovación  para  el sector  de construcción.

Todo empezó a mediados de 2010. En un anticuario de Bogotá, una lámpara fue llamativa para María Camila, pues estaba fabricada principalmente en fibra de vidrio. Esta experiencia detonó una investigación que convirtió en un taller, en el que todos los fines de semana trabajaba en las calles y negocios para carros en el barrio San Victorino.

El proceso llevó a Sergio y a Camila a encontrar una forma de fabricar bumpers para carros con estos materiales. De asistir todos los sábados al centro de Bogotá y entender la técnica, continuaron experimentando en el garaje de sus casas, descubriendo que podrían fabricar sillas, mesas y lámparas. A finales de 2010,  sus productos comenzaron a facturar en promedio $15 millones mensuales, participando en ferias del Hogar, organizadas por el Club el Nogal.

“Hacíamos todo los que nos pedían, pero finalmente no había nada consolidado”, dice  María Camila, compartiendo los primeros pasos para generar ventas con Nortther. Este pivoteo, prueba y error en diferentes puntos y canales de venta, los llevó  a la búsqueda de inversionistas. En el 2014 lograron entrar a la red de ángeles inversionistas de Bavaria, $450 millones de inversión público privada, gracias a la convocatoria de Fomento a la Inversión en Empresas en Etapa Temprana de INNpulsa Colombia, que igualaba la inversión de Rai-Cap, su ángel inversionista, con recursos públicos no reembolsables.

Para esta dupla emprendedora fue “un proceso de toma de decisiones muy importante,  nos sacaron adelante. Logramos organizar la empresa con líneas de negocio”, puntualiza María Camila.

En este camino, la guía de  la mentora e inversionista Inés Delgado de Rai-Cap, reconocida en el sector de la Construcción en Colombia, hizo entender a los fundadores de Nortther, que su foco debería estar en la industria arquitectónica, enfocándose en generar soluciones para el desarrollo de materiales y geometrías compuestas. Entre sus invenciones se encuentra la línea de fachadas GLACOR, que son superficies sólidas, sin poros y homogéneas, que permiten dar versatilidad y aires futuristas a los diseños

Tras pasar años en talleres de mecánica, garajes propios, varios prototipos de cada diseño y tocar la puerta de cientos de inversionistas y clientes, para el día de hoy Nortther se ha convertido en una empresa  competitiva con alto impacto, generando una facturación promedio de  más de $4.000 millones anuales.