Cesar Arango, el manizaleño que quiere medir la Antártida con drones

EL 07/18/2018

Sentado en algún lugar de la bella plaza de Usaquén, César Arango, uno de los primeros colombianos en hacer uso comercial de los drones, esos pequeños aparatos voladores no tripulados, nos comienza a contar sobre su vida, su emprendimiento llamado Mankin Drones y sobre la grata experiencia de ser uno de esos pocos investigadores que ha ido a la Antártida con una misión especial, investigar sobre el uso de los drones para completar la cartografía en este rincón del mundo.

Manakin Drones, la empresa que fundó César Arango junto a Miguel Quirama hace tres años, fue es una de las primeras en Colombia que empezó a hacer uso de estos dispositivos al servicio de la ingeniería y la agricultura. Este emprendimiento representó para ambos fundadores una oportunidad donde convergieron sus conocimientos de ingeniería civil, Geomática, sus pasatiempos y los drones.

Aunque a simple especulación parece que todo fue fácil, lo cierto es que ese primer dron que compraron Cesar y Miguel, con sus ahorros y la tarjeta de crédito, para estrenar un día antes con su primer cliente; explotó. Sin embargo, descubrieron que había sido un problema de fábrica y lograron solucionar dicho inconveniente, de tal forma que hoy con cerca de cuatro años en el mercado son un referente en la industria y han participado en importantes investigaciones.

Entre otra de las pasiones de César Arango se encuentra la investigación, actividad que ha logrado desarrollar en la Universidad de los Andes y le permitió trabajar en importantes investigaciones como el desplome del edificio space y la tragedia de Mocoa.

Su último gran proyecto, parte de su Doctorado fue en la Antártida, financiado por la Universidad de los Andes y su empresa Manakin. Quizá Cesar jamás se había imaginado que para el verano Austral 2017 - 2018 desembarcaría del Almirante Tono para pisar por primera vez en su vida esa parte del mundo.

La investigación consiste en investigar si los drones comerciales, sirven o no en la Antártida y cuáles son las características si funcionan, esto con el objetivo de completar la cartografía de este inhóspito lugar del mundo.

Su experiencia fue indescriptible, con sensaciones únicas e increíbles que solo son posibles estando allá. Por eso, he preferido que esta historia continúe siendo contada por César.