ANKA, la empresa colombiana que fabrica sus propios drones para la recolección de datos

EL 06/27/2017

"La tecnología se vende entendiendo que no hay que vender drones, sino una solución"

Las empresas con base tecnológica se están convirtiendo en los principales innovadores en la industria colombiana. Un ejemplo pertinente es ANKA, la empresa que creó sus propios drones para precisión cartográfica y le está facilitando el trabajo a diferentes sectores como el de hidrocarburos, agroindustria, vivienda y otros.

Esta empresa que tiene aproximadamente 4 años en el mercado ha sido reconocida por la revista Dinero como uno de los emprendimientos tecnológicos que representa el futuro de Colombia, además ha sido apoyado por  INNpulsa Colombia.

Teniendo en cuenta su apuesta disruptiva, en Mprende hablamos con Javier Salas, socio fundador de ANKA, para que compartiera con los lectores su experiencia como emprendedor, cuáles han sido las claves de su éxito y qué consejos le daría a los nuevos emprendedores.

Mprende: ¿Cómo nace la idea de hacer drones en Colombia?

Javier salas: Me encantaría que la historia fuese un poco más romántica, pero la realidad es que decidí emprender porque cuando llegué a Colombia no encontré empleo. Así nacieron las ganas de querer tener mi propia empresa.

En cuanto a la idea, fue producto de una charla genuina con mi familia en la cual vimos un problema: las decisiones acerca de los terrenos rurales se hacían desde las capitales de Colombia y daban margen al error, descubrimos que la industria necesitaba implementar una solución tecnológica para traer mucha información de manera eficiente y efectiva.

De esta forma, entendimos que había un problema pero necesitábamos una solución, la cual nos llevó año y medio en el proceso de investigación para dar por terminado nuestro invento, un primer prototipo de dron capaz de procesar datos.

M: Teniendo en cuenta que estaban trayendo algo nuevo al mercado colombiano ¿A qué retos se enfrentaron?

JS: El primer reto al cual nos encontramos fue la falta de capital para experimentar, pero ya habíamos solventado esta etapa con ahorros propios, lo que seguía para nosotros era el desarrollo de la tecnología, había que mirar asuntos de portabilidad de los equipos, de operación y una serie de estándares que no existían en ese entonces porque se trataba de un invento.

“Durante el proceso de validación del producto nos enfrentamos a la cultura del miedo a la innovación, porque la empresas querían algo soportado por otras y no daban pie a nuestro invento”.

Pero logramos solucionarlo gracias a una investigación de mercado que se había hecho previamente, por ello ofrecimos nuestra tecnología a oil & gas, una empresa dispuesta a invertir en innovación.

M: Después de lograr la primera venta ¿Cómo han logrado posicionarse ?

JS:  Habíamos asumido que al cliente le interesaba saber sobre la tecnología y alcance, pero realmente lo que quiere escuchar es cómo le va a beneficiar.

Sabíamos que nuestro producto tiene beneficios, pero nos costaba mostrarlo en el discurso de venta. Ahora brindamos mayor información a los clientes para que tomen mejores decisiones. Nosotros le vendemos una reducción en la incertidumbre financiera.

M: ¿Cómo se encuentra actualmente la empresa y cuáles cree que son las claves de su éxito?

JS: Actualmente ANKA se encuentra en punto de equilibrio, se está afianzando cada vez más al mercado y cada día se aumenta la presencia, a tal punto que nos proyectamos estar presentes en países vecinos.

En cuanto a las claves del éxito, es importante la planificación, uno no planea un viernes por la tarde pero sí una empresa. Hemos sido metódicos con los pasos a seguir de ANKA, hemos aprendido de nuestros errores, por ejemplo lo importante que es documentar todo lo que se ha hecho para no caer dos veces en el mismo error, esto sobre todo en la etapa de experimentación.

Para Javier Salas sin duda alguna emprender ha sido una aventura llena de aprendizaje, por ello desde su experiencia hace dos recomendaciones muy importantes a los emprendedores: la primera, que le dedique tiempo a estudiar ventas o gestión comercial. porque tarde o temprano tienen que aprender a vender y segundo que recuerden que vender tecnología equivale a vender soluciones.