¿Hacia dónde va su empresa?

EL 07/28/2014

¿Se ha preguntado recientemente, hacia dónde va su empresa, a dónde desea llegar?  Todo ser humano tiene un sueño, una aspiración que cumplir, y las empresas son reflejo de esto.  La forma como las empresas lo manifiestan está declarado en su esencia: en la Misión y Visión.

¿Se ha preguntado recientemente, hacia dónde va su empresa, a dónde desea llegar?  Todo ser humano tiene un sueño, una aspiración que cumplir, y las empresas son reflejo de esto.  La forma como las empresas lo manifiestan está declarado en su esencia: en la Misión y Visión.

Mientras que la Misión nos declara qué hacemos y la razón por lo cual lo hacemos, la Visión le da una dirección a ese esfuerzo, muestra hacia donde ir.  Por ello, la Visión debe ser consecuente con la Misión, debe marcar un punto de referencia que debemos alcanzar mientras se desempeña la Misión. En realidad, es una motivación para avanzar, un anhelo estratégicamente dirigido.

En términos estratégicos, la Visión se convierte en la dirección estratégica que debe seguir su empresa para mantenerse activa en el mercado. Y esta dirección se compone de tres elementos que se complementan y construyen conjuntamente el rumbo que toda empresa debe tomar, independientemente del sector o incluso su Misión. Estos son: buscar una ventaja competitiva, crecer, y ser rentable. 

Estar alineados con la Misión y ejecutar las actividades no es suficiente. Debemos marcar una diferencia, distinguirnos de los demás, pues tarde o temprano podemos quedar fuera del mercado si no lo hacemos.  El mercado cambia constantemente, los competidores se fortalecen, y haciendo todo de la misma forma no logrará sobresalir. Buscar una ventaja, algo en lo que realmente es bueno y puede sobresalir, ese es el camino a seguir.

Las personas cambian, los clientes evolucionan, y este cambio constante hace que se generen tendencias e intereses para satisfacerlas. En la competencia para crear y satisfacer estas tendencias muchas organizaciones nacen, crecen, así como otras pierden terreno o desaparecen. Pero lo único cierto, es que sólo aquellas que se esfuerzan por seguir creciendo, detectan aquello que satisface a sus clientes y cumplen sus promesas, permanecen en el tiempo.

Ahora, no olvidemos que todo lo anterior es viable solo en la medida que la empresa disponga de los recursos necesarios. Por esta razón se deben concentrar los esfuerzos en los ciclos que resulten más rentables para la compañía, aquellos que producen mayores recursos con la misma cantidad de esfuerzo dedicado. Con esos mayores recursos todo se torna más sencillo y soporta todo lo demás.

Defina su Visión a partir de su Misión, pensando siempre en estos tres elementos como conjunto. Estos son la guía para definir su estrategia, y consecuentemente definir el rumbo de su empresa. Por tanto, pregúntese: ¿Declara su Visión hacia dónde va su empresa?  ¿Expresa la misma su ventaja sobre los demás y la posición que desea alcanzar en su mercado?